Maratón New York 2017: Qué comer en la preparación

Maratón New York 2017: Qué comer en la preparación ComentarioComentarios
Siguenos en

Nuestra blogera Bego Beristain se va a la Maratón de New York con motivo de su 50 cumpleaños y nos lo está contando semana a semana en Runnea gracias a Zalando que además vestirá a la periodista bizkaina.

maraton new york 2017 que comer

Road to New York: Seremos lo que comimos

maraton new york 2017Cuando empiezas en esto del correr, la alimentación no está entre los factores a tener en cuenta. Bastante tienes con aguantar corriendo cada día un poquito más como para pensar en otras cosas. Además hay una argumento muy extendido entre los y las corredoras populares que simplemente corren por mantener la forma, sentirse bien física y mentalmente y recoger todas esas endorfinas que nos proporciona correr. 

El tal argumento dice que puedes comer todo lo que te de la gana porque total, lo vas a quemar en el siguiente entrenamiento. Da igual que sea un bocata de chorizo que un par de huevos fritos con sus patatas y todo lo que se te ocurra echar al plato. Creo que no les falta razón.

Cualquiera de los alimentos citados son un manjar y si no tienes pretensiones de competir y mejorar marcas no tiene que ser una obligación eliminarlos de la dieta. Insisto, somos populares y aún abogando por una alimentación sana y saludable, no tenemos que decir no a todo lo que nos gusta.

La cosa cambia cuando decides que quieres ir un pasito más allá, cuando se te mete en la cabeza que esta o aquella carrera podrías hacerla algo mejor, es decir, más rápido y sintiéndote más ligera. Entonces es cuando tienes que empezar a pensar en serio que tu alimentación no puede ser ajena a tu entrenamiento. No hay mejora sin cambio de hábitos, no hay resultados sin modificar el estilo de vida.

Yo no le daba demasiada importancia a lo que comía aún corriendo maratones. No tenía pretensiones más allá de completarlas en alrededor de cuatro horas y seguía pensando que con comer ya era suficiente. Pero no, no es lo mismo comer que nutrirse.

Después de mi segunda maratón, la de Sevilla, me quedé muy delgada. Había entrenado muy duro, había bajado mucho peso y la báscula marcaba escasos 59 kilos para mis 179 centímetros de altura. En el periodo de descanso tras la carrera recuperé algunos kilos y me veía mejor cuando me miraba al espejo, pero llegó el momento de volver a los entrenamientos para preparar la siguiente carrera y algo empezó a no ir bien. Quería quitarme un par de kilos para estar "más fina" y no lo conseguía. Comía menos, entrenaba más y la grasa que se había instalado en algunas partes de mi cuerpo no se movía.

¿Qué estaba pasando? 

Lo mejor en estos casos es recurrir a un especialista, un nutricionista deportivo que sepa cuáles son tus objetivos y como ayudarte a conseguirlos a través de la alimentación.

Descubre Academy Win entrena y come asesorado por profesionales

Lo primero que me pidió fue que, durante una semana, anotase todas y cada una de las comidas que hacía. Desde la mañana hasta la noche. Y eso hice. 

Cuando siete días después me presenté de nuevo en la consulta, leyó lo que yo había escrito, me miró y me dijo:

 Bego, se que estás intentando hacerlo bien pero lo estás haciendo fatal. Le estás pidiendo a tu cuerpo un esfuerzo muy grande pero no le estás dando lo que necesita para conseguirlo. Es como si quisieses viajar de Bilbao a Cádiz sin gasolina. No comes lo suficiente y, para protegerse, tu cuerpo reserva la grasa almacenada y por eso no la eliminas. Vamos a hacer las cosas bien".

Yo, que soy muy obediente para estas cosas, decidí que dejaba algo tan importante como mi alimentación en sus manos. Reconozco que cuando me pasó la primera dieta me puse muy nerviosa. Me pedía que introdujese en mi día a día alimentos de los que nunca había oído hablar y que ni siquiera sabía dónde comprar. La chía, la avena, el germen de trigo o el pan wassa me sonaban a chino. Me parecía muy complicado adaptarme a esa dieta. Me sentí como cuando te compras un móvil nuevo y no sabes ni cómo ponerlo en marcha.

Así que tomé aire, cogí el papelito con la dieta y me adentré en los pasillos del supermercado por los que nunca había pasado. Esos eran los pasillos de la gente rara o, peor, de la gente enferma, la que no puede comer cosas "normales". Y resulta que ahí estaba todo lo que el nutricionista me pedía, en esos lineales que hoy se han convertido en mis habituales.

La verdad es que no era tan complicado. Se trataba simplemente de eliminar de la dieta todo lo que sabemos de sobra que no nos conviene: las harinas, los fritos, las grasas saturadas, los alimentos demasiado procesados, los dulces industriales... nada nuevo. Había que quitar esos y poner otros de los que aparecían en las cinco comidas que me pedía que hiciera. Tan sencillo como esto:

Comida 1

  • 20 gr de copos de avena + 10 gr de germen de trigo + 10 gr de salvado de trigo + 15 gr de arándanos deshidratados + 4 claras de huevo y un café o te verde o rojo.

Comida 2

  • Kiwi o manzana verde
  • 4 rebanadas de pan wassa + 70 gr de jamón ibérico o lomo embuchado.
  • Como segunda opción: 30 gr de avena en polvo con 10 gr de semillas de chía.

Comida 3

  • Ensalada pequeña verde con tomate, cebolla, pepino y zanahoria + 50 gr de arroz o 170 gr de patata + 125 gr de pollo, pavo o ternera (max dos veces por semana) + infusión de cola de caballo.

Comida 4

  • 2 tortas de arroz con cacao diet
  • 200 gr de queso fresco batido 0% materia grasa + 10 gr de chía

Comida 5

  • Calabacín, alcachofa, berenjena, trigueros, champis + 200 gr de salmón + 15 gr de aceite de coco + infusión de rooibos.

Así de fácil. Claro que con esta base puedes hacer otras combinaciones, pero esta es la esencia de mi dieta.

Comida trampa

Una vez por semana hago una "comida trampa" que puede ser una hamburguesa o una pizza o lo que me apetezca, nunca dejo pasar más de cuatro horas entre comida y comida y me como una onza de chocolate lo más puro posible antes de dormir con un yogur 0% materia grasa.

Todo esto lo cuento con mucho detalle en el libro, en "Tú también puedes ser runner". Este es un resumen con el que os quiero transmitir que variar la alimentación es mucho más sencillo de lo que parece y que los resultados en nuestro cuerpo y en nuestras marcas son muy destacados. Se trata de perder la grasa que nos sobra, disminuir nuestro peso graso y no nuestro músculo, que es lo que perdemos muchas veces por no seguir una dieta adecuada.

Esta forma de alimentarme se ha convertido ya en un estilo de vida. Ya no se comer de otra manera. Además, mi cuerpo se ha acostumbrado a este tipo de alimentos y le pesan mucho los menos saludables.

De cara a la maratón de Nueva York me he puesto un poco más estricta porque mantener nuestro peso a raya, a la vez que mantenemos nuestra fuerza, puede ayudarnos a sufrir un poco menos durante la carrera.

Os dejo un vídeo en el que cuento cómo es mi primera comida del día, la más importante para mí porque es la que hago después del entrenamiento diario.

Ya queda menos. Ni un mes para estar corriendo por las calles de Nueva York. Solo con escribirlo me entra un escalofrío. Eso sí, se me ilumina la cara con una enorme sonrisa. 

Vamosssssssssssss!!!!

Siguenos en

Deja tu comentario

Tienes que estar registrado para poder comentar

Enlaces relacionados

  1. Maratón de New York: Lo que no te debes olvidar nunca

    Maratón de New York: Lo que no te debes olvidar nunca

    Sin parar de correr estamos entrando ya en momentos clave de la preparación de cara a la maratón de Nueva York. Solo faltan siete semanas para que los que tenemos la suerte de estar inscritos en la carrera nos coloquemos en la línea de salida.
  2. Maratón New York 2017: Así conseguí mi dorsal

    Maratón New York 2017: Así conseguí mi dorsal

    No es fácil llegar a la línea de salida de la maratón de Nueva York. Si has decidido que quieres ser una de las alrededor de 50.000 personas que el próximo 5 de noviembre crucen su meta, tienes que planteártelo con el tiempo suficiente para hacerlo por alguna de las vías de acceso, que fundamentalmente son tres
  3. Maratón New York 2017: Empezamos la aventura

    Maratón New York 2017: Empezamos la aventura

    Durante las próximas semanas acompañaremos a nuestra blogger Bego Beristain en sus sueño de correr la Maratón de New York. Nos contará cada detalle, sensaciones, entrenamientos, equipación, viaje, donde duerme. Antes, durante y después.

© RUNNEA Copyright 2017.