Por qué debes usar protección solar si corres al aire libre

Por qué debes usar protección solar si corres al aire libre Comentarios

Los que practicamos deportes al aire libre sabemos de la importancia que tiene protegernos de la radiación solar que son ondas electromagnéticas que pueden ser visibles o indetectables como la infrarroja y los ultravioletas.

En cuanto a la fotoprotección de la piel los deportistas debemos tener en cuenta que la radiación es mayor en verano porque recorre un trayecto más corto hasta llegar a la tierra a través de la atmósfera, también a mayor altura o en determinadas circunstancias como en los días con cielo despejado o en las horas centrales del día.

Pero también debemos tener en cuenta radiación reflejada por el elemento sobre el que se entrena siendo un 80% mayor si es sobre nieve en comparación al escaso 4% que refleja el asfalto.

Dentro de la radiación ultravioleta los rayos UVB han aumentado al deteriorarse la capa de ozono y se lees atribuye la responsabilidad de quemaduras puntuales y de favorecer el envejecimiento cutáneo, incluso desarrollar cáncer de piel. Los populares UVA porque llegan en más cantidad a la tierra son los que producen el bronceado de la piel pero su sobreexposición también favorece el envejecimiento cutáneo y desarrollo de cánceres

Si bien “El sol es salud” porque estimula la síntesis de vitamina D la cual favorece el fortalecimiento óseo previniendo la osteoporosis y porque produce una sensación agradable al favorecer la liberación de endorfinas. Debemos tener en cuenta que podemos recibir una importante cantidad de radiación ultravioleta si realizamos actividad al aire libre pedaleando, corriendo o remando durante las horas centrales del día o en aquellos en los que el Índice ultravioleta sea alto. 

El I.V. es una medida de la intensidad de la radiación ultravioleta con la que llegan los rayos a la superficie de la Tierra. Cuanto más alto es el índice, más alta será la probabilidad de que la exposición a los rayos UV perjudique a la piel y a los ojos, y menor el tiempo que tardará en provocarlo.

• exposición baja ( inferior a 2).
• exposición moderada (3-5).
• exposición alta (6-7).
• exposición muy alta (8-10).


Cuando la cantidad o la intensidad de la radiación que recibe nuestra piel es superior a la saludable la piel responde a la agresión mediante la oxidación y producción de melanina, el pigmento que nos broncea dando como resultado una mayor protección a las futuras agresiones. Las quemaduras se producen cuando la exposición a los rayos del sol son superiores a la capacidad de la piel para generar melanina para defenderse, produciendo enrojecimiento, inflamación o incluso ampollas.

Se sabe que padecer frecuentes quemaduras es un factor de riesgo para desarrollar cáncer de piel.

¿ Que fototipo tienes ?



El tiempo de exposición necesaria para la aparición de quemaduras (en minutos) para el tipo de piel I es de 10 minutos. Para el II de 15 a 20, para el III de 30 a 45, para el IV de 60 minutos.

Que tipo de protección necesitas según sea tu Fototipo:

El factor de protección solar sirve para estimar el tiempo que necesita la piel para quemarse estando protegida. Si el primer día te puedes exponer 10 minutos al sol y no quemarte, un FPS del 20 bien utilizado te protegerá durante 200 minutos (10 x 20). Recuerda que la dosis recomendada es de 2 mg por cm2 para lo que se recomienda aplicar una cantidad suficiente que cubra toda la superficie expuesta.

Curiosidades :

La utilización de cremas de protección solar no se generalizó hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando se requirió proteger la piel de los soldados que estaban en el Pacífico. Fue Benjamin Green, un piloto que estudió farmacia quien descubrió que el aceite rojo de parafina evitaba los efectos de la radiación ultravioleta sobre la piel y patentó el protector “Red Vet Pet”.

Una sobreexposición a la radiación solar acelera el proceso de envejecimiento y se manifiesta mediante la pérdida de elasticidad y una mayor presencia de arrugas especialmente en la cara y en el cuello.

Recomendaciones de la Academia Española de Dermatología y Venereología
 www.aedv.es

Consejos y recomendaciones 

Para obtener un resultado óptimo de la utilización de un fotoprotector, es necesario seguir cuatro normas básicas: 

Aplicar el fotoprotector media hora antes de la exposición. Hacerlo sobre la piel bien seca. No escatimarlo. Repetir la aplicación según sea necesario. Respetadas estas normas, también será necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones: 

1 Evitar las pulverizaciones de agua durante las exposiciones.


2 Evitar los perfumes y las colonias alcohólicas que contienen esencias vegetales, porque son fotosensibilizantes.


3 Elegir el fotoprotector más indicado atendiendo al fototipo.


4 Utilizarlo, aunque esté nublado.


5 No exponerse al sol entre las 11 y las 15 horas.


6 Protegerse la cabeza con un sombrero o gorra con visera; los ojos con gafas adecuadas, y los labios con protector labial.


7 Estar en movimiento. No es nada aconsejable tumbarse al sol y mantenerse inmóvil durante horas.


8 Beber agua o líquidos para evitar la deshidratación.


9 Determinados medicamentos pueden provocar reacciones a la exposición solar. Recuerde: hay que empezar por un FPS alto, sobre todo la primera semana de exposición solar, e ir rebajándolo en los días posteriores.

GALIUS SUN SPF5 0

En runnea hemos probado el NUEVO GALIUS SUN SPF50, una crema de protección solar para la cara que te recomendamos que utilices porque es un producto diseñado especialmente para los deportistas y porque tiene unas prestaciones interesantes. 

Galius es proveedor de productos para el cuidado corporal del equipo ciclista profesional MoviStar y ofrece además de una alta protección solar una prestación especial para los deportistas: ¡ No se desliza con el sudor y es resistente al agua ¡

Además se presenta en un tubo de 45 ml en formato ergonómico y práctico, idóneo para llevarlo en tu mallot de ciclismo, en tu paravientos de esquí de fondo o en la parte trasera de tus mallas.

Su principal virtud además de no resultar grasa es que ofrece una alta protección ante los rayos UVA y UVB y que no se derrite con el sudor, lo que evita que no se te meta en los ojos y que sus efectos se mantengan durante la realización de actividades de máxima sudoración.

Siguenos en

Deja tu comentario

Tienes que estar registrado para poder comentar

Enlaces relacionados

  1. Periostitis tibial: prevención y tratamiento

    Periostitis tibial: prevención y tratamiento

    La inflamación del periostio afecta a la zona media de la tibia, más comúnmente conocida como espinilla, produciendo un dolor intenso que va incrementando de manera gradual y dando la sensación de ardor en esa zona de la pierna mientras estás corriendo.
  2. Ampollas en los pies: La mejor forma de hacerlas frente

    Ampollas en los pies: La mejor forma de hacerlas frente

    Si eres uno de esos runners a los que las ampollas le traen por el camino de la amargura, existen ciertas pautas a tener en cuenta para minimizar el problema.
  3. Empezar a correr después de una lesión

    Empezar a correr después de una lesión

    Un buen calentamiento y una serie de estiramientos resultan fundamentales para prevenir posibles lesiones, pero ninguna persona que practique deporte, incluso las más preparadas y las que compiten al más alto nivel, está libre de sufrirlas.
  4. Masaje deportivo: 3 razones por las que debes darte un masaje de descarga si corres

    Masaje deportivo: 3 razones por las que debes darte un masaje de descarga si corres

    Es muy habitual que los runneantes acabemos finalmente tumbados en la camilla cuando ya llevamos unos cuantos días arrastrando molestias, cuando las piernas llevan pidiendo a gritos un poco de atención o, en el peor de los casos, cuando tenemos, o al menos lo intuimos, una lesión.

© RUNNEA Copyright 2017.