06-03-2022 Lesiones deportivas

Síntomas y tratamiento de la fascitis plantar, una de las lesiones más frecuentes en runners

Síntomas y tratamiento de la fascitis plantar, una de las lesiones más frecuentes en runners
Daniel Garcia
Por Daniel Garcia
Fisioterapeuta y runner empedernido

Son muchas, y cada vez más, las consultas que nos llegan a la redacción de RUNNEA acerca de las lesiones deportivas a las que estamos expuestos por ser runners. Como siempre hacemos, nos ponemos en manos de los profesionales, y en esta ocasión, os presentamos a Daniel García, fisioterapeuta de profesión (que puedes encontrar en www.fisiosegovia.com) y runner apasionado. Siendo voz autorizada en la materia, en su primer artículo de presentación, Daniel aborda una de las lesiones más frecuentes en corredores/as: la fascitis plantar. Así que queda dicho, abordamos: síntomas, causas y tratamiento de la fascitis plantar.

Antes de hablar de las lesiones producidas a causa del running, es necesario hablar de la estructura anatómica que nos relaciona directamente con el suelo, el pie. Esta estructura tiene fundamentalmente dos funciones: apoyo y propulsión. Para ello el pie necesita un componente de estabilidad, por un lado, y de elasticidad, por otro para poder adaptarse al cambio de terreno y soportar todos los impactos al que es sometido.

Los numerosos huesos y articulaciones que lo componen, tienen relación directa con la salud general del pie y del resto del cuerpo en general. Todos los impactos que se realizan corriendo, son absorbidos por el pie y se transmiten por la tibia, llegando a las rodillas, caderas e incluso a la espalda. Esto hace que si los pies no tienen un buen apoyo biomecánico puede afectar al resto del aparato locomotor.

Se puede decir que los pies son los responsables de infinidad de dolencias que se sufren en todo el cuerpo.

¿Qué es la fascitis plantar? - foto 1

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascitis plantar por definición, es una inflamación de la fascia que recubre la planta del pie. Este tejido conectivo es el encargado de mantener la bóveda plantar y dar estabilidad y amortiguación al pie. Cuando hay fascitis, la inflamación y el dolor se sitúan normalmente en su inserción aponeurótica en la parte inferior del talón, en un hueso llamado calcáneo. Es típico encontrar dolor a la presión a punta de dedo en la zona donde inserta la fascia en la base de este hueso.

Cuando nos encontramos con un apoyo plantar incorrecto, sobre todo por pie cavo, aumentamos la tensión de la fascia plantar. La tensión de esta fascia y la continua agresión biomecánica a la planta del pie, hace que la inflamación por sobreuso pueda aparecer formándose fascitis plantar.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes de la fascitis plantar?

En fases iniciales es habitual que se defina como un dolor matutino, nada más apoyar el pie en el suelo al levantarse de la cama y que cede a medida que se va caminando. Esto es debido a que los acortamientos musculares y tendinosos que provoca el descanso durante las horas de la noche, hace que los tejidos traccionen de su zona de inserción y que a medida que apoyamos el pie, la musculatura y los tejidos se vayan relajando. 

Durante la carrera también nos encontramos con una sensación similar. Si la fascitis es incipiente, el dolor que se manifiesta al empezar a correr, desaparece mientras se está realizando el entrenamiento y vuelve a aparecer cuando volvemos a la calma. El dolor también puede aparecer si hay un tiempo prolongado en bipedestación o sentados. En fases avanzadas, el dolor no cede y se vuelve limitante, doliendo incluso en reposo.

Hay una complicación de la fascitis plantar que es el famoso espolón del calcáneo, que no es más que una fascitis de larga evolución, donde el tejido se calcifica formando una pequeña prolongación de hueso en la zona donde se inserta. Esto hace que el dolor de la fascitis pueda ser más agudo y que la lesión dure mas tiempo.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes de la fascitis plantar? - foto 2

¿Cuáles son las causas de las fascitis plantar?

Más allá de los factores que todos conocemos como el sobrepeso, el uso de un calzado inadecuado o el sobreentrenamiento, entre otros, es importante analizar de forma individual cada fasciopatia.

Es nuestro trabajo como fisioterapeutas reconocer los factores de riesgo que precipitan la aparición de cada fascitis plantar. Durante el entrenamiento existen numerosos microtraumatismos como consecuencia de la propia carrera, denominador común de todos los corredores, pero no todos acaban desarrollando esta patología. Esto se debe a diversos factores como:

  • Capacidad de adaptación de cada deportista a las continuas agresiones a la planta del pie.
  • Cambio de terreno en el que corremos.
  • Desnivel del recorrido.
  • Elección de las zapatillas de running.

Por este motivo habrá corredores que se lesionen poco con una gran capacidad de adaptación, y otros que se lesionen constantemente con una capacidad menor.

Todo dolor produce una disfunción, cuando el dolor fascial aparece, el cuerpo se adapta para proteger la zona de dolor modificando la técnica de carrera, acortando la zancada, no apoyando el pie de forma correcta, etc. Por ello, cuando la inflamación aparece, no es solo es necesario tratarlo de forma local, aplicando hielo por ejemplo, sino que habría que ser constantes en realizar estiramientos de gemelo y soleo para controlar los acortamientos musculares y descompensaciones que esta lesión provoca.

Otras causas que hacen que la fascitis aparezca:

  • Alteraciones biomecánicas: mala técnica de carrera, “talonear demasiado”,…
  • Falta de elasticidad de la cadena posterior: musculatura isquiotibial, tríceps sural, tibial posterior, …
  • Falta de movilidad pélvica: déficit de movimiento en las rotaciones de cadera, falta de activación del glúteo medio, debilidad del abdomen y espalda lumbar…

¿Cuáles son los tratamientos más efectivos para la fascitis plantar?

Desde un punto de vista clínico y terapéutico hay que analizar cada tipo de fasciopatia plantar que entra en consulta. Primeramente hay que valorar si la lesión es aguda-inflamatoria o crónica-degenerativa para abordar la lesión de forma específica, ya que el tratamiento será distinto si queremos únicamente controlar la inflamación local, o si queremos producir además una respuesta regenerativa de la fascia.

Al hablar de fascitis plantar, entendemos que la fascia, habitualmente en su inserción en el calcáneo, se ha inflamado. Este proceso, sin tratamiento y sin corregir los factores de riesgo que hacen que la inflamación aparezca  puede provocar que el proceso se cronifique, hablando más que de fascitis, de fasciosis plantar

¿Qué tratamiento de la fascitis plantar es más efectivo? - foto 3

Hay estudios que demuestran que la cronificación de la fasciopatía plantar comienza a las pocas semanas de su aparición, provocando una degeneración del tejido. Cuando esto sucede, ecográficamente identificamos un engrosamiento de la fascia como mecanismo de defensa a la agresión a la que es sometida. Este engrosamiento corresponde a una degeneración del tejido por una mala respuesta cicatrizal donde el organismo no es capaz de provocar una respuesta regenerativa por sí solo. El espolón también es otra característica de la cronificación de esta lesión.

Hoy en día disponemos de muchas opciones de tratamiento efectivos para tratar las fasciopatías plantares. Es necesario abordar la fasciopatia de una manera integrativa, tratando la musculatura, la propia fascia y los nervios que inervan y dan dolor a esta estructura.

La mayoría de fascitis que tratamos por su tiempo de evolución, entran dentro de patologías crónico-degenerativas. Para ello utilizamos técnicas como la Electrolisis Percutánea Intratisular (E.P.I.) para provocar una respuesta inflamatoria y activar los mecanismos de regeneración de la fascia plantar. Con esta técnica además conseguimos eliminar el tejido fibrótico que el proceso crónico de la fasciosis ha podido producir.

Junto con esta técnica invasiva utilizamos Neuromodulacion Percutánea para dar un buen estímulo a la fascia, mejorar la respuesta motora y producir un cambio en la percepción del dolor. Esta técnica novedosa y muy eficaz en su aplicación, consiste en aplicar mediante una aguja un estímulo externo a los nervios implicados en la disfunción de la estructura afectada. En este caso abordaremos el nervio tibial, y en muchas ocasiones, el nervio Baxter, responsable de fasciopatias de larga evolución. Obteniendo unos resultados sorprendentes a corto plazo.

Con terapia manual y otras técnicas, trataremos los acortamientos musculares , como el soleo o gemelo. Necesario para conseguir un tratamiento global de esta lesión.

¿Qué método de prevención nos ayuda a evitar esta lesión?

Todos los deportistas conocemos las sensaciones que tenemos en nuestro cuerpo y sabemos qué molestias y dolores nos aparecen tras el ejercicio. Si padecemos de acortamientos musculares en gemelo y soleo, sería recomendable realizar estiramientos específicos de esta musculatura para evitar futuras fascitis plantares.

Evidentemente, el uso de una zapatilla de running adecuada es básico para poder prevenir lesiones en los pies. Pero además de una buena zapatilla, siempre recomendamos realizar un estudio biomecánico de pisada para adaptar una plantilla personalizada para cada tipo de pie y tratar otra posible causa de esta inflamación. El uso de una plantilla reducirá la posibilidad de recaída una vez que nos hayamos recuperado.

¿Qué método de prevención nos ayuda a evitar la fascitis plantar? - foto 4

¿Qué relación tienen los denominados puntos gatillos con las fascitis plantar?

Los puntos gatillos o "trigger points" están presentes de forma latente en todos los músculos. Son pequeños nódulos hipersensibles que se encuentran en las fibras musculares y que se activan y duelen cuando hay lesión cerca de ellos. Una característica de estos puntos es que producen dolor a distancia, por eso, la activación de PG puede hacer que el dolor de la fascitis sea más agudo y que la lesión se vuelva más resistente al tratamiento, si no se les trata de forma independiente. 

Otra característica de estos puntos es que limitan la movilidad muscular, factor predisponente de sufrir fascitis plantar como hemos visto anteriormente.

¿Es aconsejable correr y entrenar con fascitis plantar?

Como todo proceso inflamatorio y dependiendo del grado de dolor, será necesario realizar un reposo relativo. Si estamos lesionados y no podemos correr, se pueden realizar otras actividades que supongan menos impacto contra el suelo como la bicicleta, y así no perder capacidad aeróbica para que una vez recuperados, cojamos ritmo lo antes posible.

Siempre es recomendable que las pautas y plazos de recuperación sean pautadas por un fisioterapeuta.

Daniel Garcia

Daniel Garcia

Fisioterapeuta y runner empedernido

Fisioterapeuta de profesión. Afortunado de trabajar rodeado de personas amantes del deporte que quieren marcarse nuevos retos. Discreto, constante y disciplinado. Corredor diésel y apasionado de la montaña. Me puedes encontrar en www.fisiosegovia.com

Ha escrito: