17-08-2022 Lesiones deportivas

¿Es bueno correr todos los días con zapatillas con placa de carbono?

¿Es bueno correr todos los días con  zapatillas con placa de carbono?
Redacción
Por Redacción
Equipo de redacción

Si has corrido últimamente alguna carrera popular te habrás fijado que son cada vez más los runners que utilizan zapatillas con placa de carbono. Y no solo eso, si le dedicas cierta atención a ver las zapatillas de running con las que entrenan por tu zona habitual, verás también como ganan protagonismo este tipo de modelos. Y es que es una evidencia que la placa de carbono te ayuda a mejorar los tiempos en carrera y a minimizar la fatiga de ciertos músculos y articulaciones de nuestras extremidades inferiores. ¿Pero podemos  utilizar zapatillas con placa de carbono tanto para competir como entrenar todos los días?

Es bueno correr todos los días con placa de carbono

La democratización de las zapatillas con placa de carbono

Las zapatillas con placa de carbono se han democratizado. Prácticamente todas las marcas cuentan en el mercado con uno varios modelos que la incorporan y los precios (aunque en muchos casos siguen siendo prohibitivos), empiezan a bajar de la barrera de los 170€ que parecía el mínimo por el que se podían conseguir unas. 

Según varias investigaciones publicadas (algunas por las propias marcas, como Nike) realizadas sobre los efectos de las zapatillas de fibra de carbono en los runners, se puede extraer la conclusión de que el uso de este tipo de calzado podría ayudar a combatir las lesiones en la zona del gemelo.  La placa de carbono rígida en combinación con la espuma que la acompaña en la media suela puede llegar a reducir la fatiga muscular, especialmente en el gemelo, sóleo y el tendón de Aquiles. 

Es bueno correr todos los días con placa de carbono

¿Qué supone correr únicamente con zapatillas con placa de carbono?

Pero según los expertos es importante tener en cuenta que todas esas fuerzas de impacto que se provocan durante la carrera si se minimizan en unas determinadas zonas del cuerpo, impactarán en otras. Una parte de la tensión provocada por las zapatillas de fibra de carbono puede acabar impactando en la zona del mediopié y también se ha determinado que el uso prolongado junto a una técnica ineficiente de carrera puede derivar casos de fascitis plantar.

En RUNNEA hemos querido corroborar esta teoría que podemos encontrar en diversos estudios publicados y que podemos leer en Internet, con la opinión de nuestros podólogos Rut Delgado y Toni Fernández Sierra. En su opinión de Rut, las zapatillas con placa de carbono las considera más apropiadas para corredores que tienen buena técnica y corren a ritmos altos. "De no ser así, pueden generar lesiones dado que suelen ser más inestables que otros modelos que carecen de ellas. Si no se corre a ritmos altos, el runner no va a sacarles todo el rendimiento esperado. A mi parecer, lo ideal sería no usarlas a diario para todos los entrenamientos, sino alternarlas con zapatillas sin placa de carbono. Las veo ideales para hacer series y para los entrenos los días anteriores a la competición".

La prestigiosa podóloga Rut Delgado, confirma la teoría de que este tipo de modelos ayuda a evitar ciertas sobrecargas musculares.

"Al tratarse de zapatillas más reactivas, lo que hacen es potenciar la fase de propulsión con un menor gasto energético. Lo que se puede traducir en menos sobrecargas en la musculatura posterior de la pierna. Pero también es verdad que por otro lado, al contar generalmente con una mayor altura de su mediasuela que otros modelos, lo que sí que hacen es reducir la propiocepción de la planta del pie. Algo que hay que tener también en cuenta en corredores que tengan disminuida la sensibilidad plantar.", asegura Delgado.

Por su parte Toni Fernández Sierra considera que los artículos que hablan sobre el efecto de las zapatillas con placa de carbono durante la carrera, observan mejoras en el rendimiento muscular por una disminución de la fatiga de algunos grupos musculares, así como de una disminución en los tiempos de propulsión por la reactividad tanto de las espumas de la media suela como del efecto de la placa de carbono. Pero apunta que "hay que tener en cuenta que estos estudios se realizan en corredores bastante tops con una técnica muy buena (y no me refiero sólo a que corran de antepié), una musculatura muy trabajada y compensada y con muchas horas de entrenamiento a sus espaldas, por lo que ni mucho menos se pueden extrapolar a todos los corredores." 

Como dice Rut, estas zapatillas también generan inestabilidad, que si tu cuerpo no es capaz de contrarrestarla el resultado final serán más sobrecargas y lesiones. Existen otros muchos factores que nos van a condicionar para rentabilizar estas zapatillas y conseguir bajar esos preciados segundos como por ejemplo el diseño de los rockers de la zapatilla, el perfil, el drop, el tipo de material con el que han fabricado la placa de carbono (existen placas que se diseñan con otros materiales por motivos de flexibilidad, reactividad, precio…), los grosores de estas placas, la ubicación de la placa en la media suela, el diseño de esta placa (puntos de flexión, si son enteras o sólo de medio pie en adelante, placas dobles, diseños bífidos….), las características de las espumas que acompañan a estas placas tanto por encima como por debajo …. Con esto quiero decir que no sólo por usar una zapatilla con placa de carbono vas a mejorar tus marcas, sino que debes elegir el modelo que mejor se adapte a tus características, ritmos, etc… y entrenar para que tu cuerpo asimile todos esos beneficios que generan estas zapatillas tan especiales. Sólo si eso ocurre veras realmente una mejora en tus tiempos.

¿Y entonces, cuál es la mejor solución?

Es bueno correr todos los días con placa de carbono

Como conclusión, ¿podemos correr siempre con zapatillas con placa de carbono? El riesgo de lesiones aumenta si corres con las mismas zapatillas día tras día. Una gran parte de las lesiones que se producen al correr tienen su origen en un esfuerzo repetitivo. Es decir, correr con las mismas zapatillas y el mismo terreno aumenta las posibilidades de lesión. Un enfoque más equilibrado es evitar correr siempre con el mismo par de zapatillas y cambiar también el terreno por el que corremos, alternado asfalto, pistas, trail.... De esta forma se reduce el riesgo de lesiones y ayudas a que tu cuerpo necesite adaptarse a nuevas zonas de impacto fortaleciendo a su vez diferentes partes de nuestra musculatura. 

Redacción

Redacción

Equipo de redacción

Un equipo formado por periodistas y profesionales del running. Si quieres que escribamos sobre algún tema en particular ponte en contacto con nosotros.