¿Por qué se están dando tantas lesiones en el tendón de Aquiles después de correr?

¿Por qué se están dando tantas lesiones en el tendón de Aquiles después de correr?
Daniel Garcia
Daniel Garcia
Fisioterapeuta y runner empedernido
Publicado el 19-01-2024

El tendón de Aquiles es uno de los tendones más grandes y fuertes del cuerpo humano. Está ubicado en la parte posterior del tobillo y es crucial para la locomoción, ya que conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón. Por sus características y la función que cumple, el tendón de Aquiles es muy propenso a sufrir lesiones, especialmente en personas que practican deportes de alto impacto o que tienen un estilo de vida muy activo. Y en los últimos tiempos está siendo una de las lesiones más sonadas en el mundo del running, como le ha ocurrido a Jakob Ingebrigtsen que ha tenido que renunciar al Mundial indoor del Glasgow para intentar llegar en buenas condiciones a los Juegos Olímpicos de París.

En este artículo de RUNNEA Magazine queremos que conozcas en detalle porqué se produce esta lesión y como podemos minimizar su riesgo y acelerar los plazos de recuperación:

  1. La anatomía del tendón.
  2. La diferencia entre tendinitis y tendinosis.
  3. Los mecanismos de producción de lesión de este tendón.
  4. Los tratamientos asociados.

La anatomía del tendón de Aquiles

La anatomía del tendón de Aquiles

El gemelo es un músculo que se encuentra en la parte posterior de la pierna, justo debajo de la rodilla. Está compuesto por dos músculos principales, el gastrocnemio y el sóleo, los cuales trabajan en conjunto para permitir la flexión plantar del pie, o lo que es lo mismo, ponernos de puntillas. El tendón de Aquiles es la prolongación tendinosa de estos músculos. Conecta los músculos del gemelo con el hueso del talón, el calcáneo, y es esencial para la función adecuada del pie.

Este tendón es esencial para realizar actividades como caminar, correr, saltar o subir escaleras. En concreto, durante la carrera, el tendón de Aquiles juega un papel fundamental en la biomecánica del movimiento. Cuando corres, el tendón de Aquiles actúa como un resorte, que almacena y libera energía de forma elástica

Cuando el pie hace contacto con el suelo, el tendón de Aquiles se estira, absorbiendo parte de la fuerza de impacto y ayudando a estabilizar la articulación del tobillo. Esta absorción de energía es crucial para proteger las estructuras más delicadas del pie de sufrir lesiones debido a la gran fuerza generada durante la fase de apoyo del ciclo de la zancada.

Nuestra selección

Top ventas

Zapatillas running máxima amortiguación para asfalto más vendidas

A medida que el cuerpo avanza hacia adelante, el tendón de Aquiles se contrae, liberando la energía almacenada para impulsar el siguiente paso. Este proceso de estiramiento y contracción continúa durante toda la carrera proporcionando fuerza y potencia a cada zancada. En esencia, el tendón de Aquiles actúa como un mecanismo de almacenamiento y liberación de energía, permitiendo un movimiento eficiente y fluido.

El tendón de Aquiles, el punto más vulnerable del runner

El tendón de Aquiles, el punto más vulnerable del runner

Sin embargo, debido a su papel crucial en la carrera, el tendón de Aquiles también es susceptible a lesiones, especialmente en corredores/as que realizan entrenamientos intensos o que cambian bruscamente su régimen de ejercicio.

¿Por qué puede aumentar el riesgo de sufrir lesiones en este tendón?

Por esta razón, es importante cuidar la salud del tendón de Aquiles a través de un programa de entrenamiento equilibrado, una buena técnica de carrera, el uso adecuado de calzado y el estiramiento regular de los músculos del gemelo

Perspectiva histológica del tendón de Aquiles

Perspectiva histológica del tendón de Aquiles

Antes de hablar sobre el tipo de lesiones que pueden aparecer en este tendón, es interesante entender el tendón de Aquiles desde un punto de vista histológico:

El tendón de Aquiles está compuesto por un tejido conjuntivo denso y resistente, que le proporciona la capacidad de soportar grandes cargas y tensiones. El tendón se compone principalmente de células llamadas tenocitos y de una matriz extracelular compuesta principalmente por colágeno, además de otras proteínas estructurales y celulares que le proporcionan su resistencia y flexibilidad característica.

¿No tienes claro qué zapatilla elegir?

En unos sencillos pasos te ayudamos a escoger la zapatilla de running o trail ideal para ti

Ir al recomendador

Los tenocitos, que ya hemos mencionado, son las células principales del tendón, que se encuentran dispuestas longitudinalmente a lo largo de las fibras de colágeno. Estas células son responsables de la capacidad del tendón para responder a las lesiones y adaptarse a los cambios en la carga mecánica. Además de los tenocitos, el tendón también contiene células llamadas fibroblastos, que participan en la síntesis de colágeno y en la reparación de tejido.

Para un fisioterapeuta, el conocimiento a nivel histológico del tendón es importante para comprender su estructura y función, así como para el desarrollo de tratamientos eficaces para las lesiones que afectan a este importante tejido

Diferencias entre tendinitis y tendinosis

Diferencias entre tendinitis y tendinosis

Conociendo la estructura propia del tendón, podemos identificar dos lesiones características que van a afectar a la duración de la recuperación y al pronóstico de la lesión: la tendinitisy la tendinosis.

La tendinitis y la tendinosis son dos condiciones que afectan a los tendones, pero tienen diferencias significativas en términos de causas, síntomas y tratamiento.

Tendinitis

Diferencias entre tendinitis y tendinosis: Tendinitis

Es la inflamación aguda del tendón. Ocurre debido a una lesión repentina o a un sobreuso del tendón.

Los síntomas de la tendinitis incluyen dolor, hinchazón, sensibilidad en el área afectada y posiblemente la presencia de calor en la piel

La tendinitis suele ser causada por movimientos repetitivos, como levantar pesas de forma incorrecta o realizar movimientos bruscos al practicar deporte. Cuando hay inflamación aguda es conveniente parar la actividad deportiva para dar reposo al tendón y posibilitar su recuperación.

Tendinosis

Diferencias entre tendinitis y tendinosis: Tendinosis

Es una condición crónica que involucra degeneración del tejido tendinoso. En la tendinosis, hay un daño estructural y degeneración de las fibras de colágeno del tendón, aunque no necesariamente hay presencia de inflamación.

Los síntomas comunes incluyen dolor crónico, debilidad y rigidez en el área afectada

La tendinosis suele ser el resultado de la tendinitis no tratada o mal tratada, así como de un uso excesivo continuo del tendón. Al realizar ecografía en consulta es llamativo ver un tendón engrosado producido por la respuesta del tendón a un daño continuado. Hay que señalar que un tendón engrosado y degenerado no tiene por qué producir siempre dolor o inflamación.

Resumiendo, la tendinitis es una inflamación aguda del tendón causada por lesiones o sobreuso repentino, mientras que la tendinosis es una condición crónica que implica degeneración de las fibras de colágeno del tendón. Ambas requieren enfoques de tratamiento específicos y es importante buscar atención especializada para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado

Diferencias entre tendinitis y tendinosis: Tendón engrosado

Desgarro o rotura del tendón de Aquiles

Otra lesión común es el desgarro o rotura del tendón de Aquiles. Este tipo de lesión suele ocurrir durante actividades deportivas que implican movimientos explosivos, como los saltos o los sprints en carrera. El desgarro del tendón de Aquiles causa un dolor repentino e intenso en la parte posterior de la pierna, así como una sensación de "chasquido" en el momento de la lesión. Si la rotura del tendón es completa es necesario intervención quirúrgica de inmediato.

Las lesiones del tendón de Aquiles pueden producirse debido a una serie de factores. El sobreuso es una de las causas más comunes, que se asocia con actividades que requieren un esfuerzo intenso y repetitivo. Los cambios bruscos en la intensidad o duración del ejercicio también pueden provocar lesiones.

La mala técnica al correr también puede aumentar el riesgo de sufrir una lesión en el tendón de Aquiles

La descompensación anatómica en el tendón de Aquiles

La descompensación anatómica en el tendón de Aquiles

En muchas ocasiones hay que analizar el origen de la patología. La descompensación anatómica puede llevar a un aumento de la tensión y estrés en el tendón de Aquiles, lo que a su vez puede provocar lesiones y disfunciones. Algunos de los mecanismos de lesión asociados con la descompensación anatómica en el tendón de Aquiles incluyen:

Pie cavo

El pie cavo se caracteriza por un exceso de curvatura en el arco del pie. Esta configuración anatómica puede aumentar la tensión en el tendón de Aquiles, ya que el pie puede no distribuir adecuadamente la carga durante la marcha y actividades físicas, lo que puede resultar en una mayor tensión en el tendón.

Pie plano

A diferencia del pie cavo, el pie plano se caracteriza por una disminución o ausencia del arco del pie. Esta condición puede llevar a una sobrepronación o excesiva rotación interna del tobillo, lo que a su vez puede aumentar la tensión en el tendón de Aquiles y contribuir a su lesión.

Diferencias en la longitud de las piernas

La dismetría en la longitud de las piernas puede generar una mayor tensión en el tendón de Aquiles, ya que el pie de la pierna más corta puede necesitar compensar con pasos más largos o movimientos compensatorios que afecten directamente al tendón de Aquiles.

La descompensación anatómica en el tendón de Aquiles - Alteraciones en la biomecánica del tobillo

Alteraciones en la biomecánica del tobillo

Las alteraciones en la biomecánica del tobillo, como la inestabilidad o la falta de estabilidad en las articulaciones, pueden aumentar la tensión en el tendón de Aquiles y contribuir a su lesión. Por ejemplo, una debilidad en los músculos estabilizadores del tobillo puede causar una carga excesiva en el tendón de Aquiles.

Alteraciones en la biomecánica de la cadera

Las descompensaciones en la biomecánica de la cadera, como una marcha desequilibrada o una debilidad en los músculos estabilizadores de la cadera, pueden afectar la distribución de la carga durante la carrera. Esto puede generar una mayor tensión en el tendón de Aquiles y contribuir a su lesión.

Aumento repentino en la intensidad o volumen de entrenamiento

Un aumento abrupto en la intensidad o distancia de la carrera puede sobrecargar el tendón de Aquiles, especialmente si el cuerpo no ha tenido el tiempo suficiente para adaptarse a las demandas adicionales.

¿Cuál es el tratamiento más indicado para la lesión del tendón de Aquiles?

¿Cuál es el tratamiento más indicado para la lesión del tendón de Aquiles?

El tratamiento para las lesiones del tendón de Aquiles depende por un lado de la gravedad de la lesión, y por otro del tipo de tendinopatía que entra en consulta.

En el caso de la tendinitis, donde hay inflamación aguda en ocasiones muy dolorosa e incapacitante, el reposo, la aplicación de hielo, el uso de medicamentos antiinflamatorios y la fisioterapia son necesarios para promover la recuperación. Las tendinitis de forma general son lentas de evolución y resistentes a los tratamientos por eso es importante identificar el tipo de lesión para adaptar el mejor tratamiento en cada caso

Hay estudios que indican que la mayoría de las tendinitis agudas por sí solas se curan únicamente con reposo, pero no interesa como hemos mencionado anteriormente, que el tendón acumule daño estructural y se convierta en una lesión crónica con grandes posibilidades de recaída.

Fisiosegovia es un centro de fisioterapia se ha especializado en los últimos años en el tratamiento de las lesiones específicas de tendón

Técnicas y herramientas para tratar una tendinopatía

Técnicas y herramientas para tratar una tendinopatía

Primeramente realizamos una entrevista a fondo al paciente para conocer el mecanismo lesional, el tiempo de evolución de la lesión, el deporte que practica, etc. Una buena anamnesis junto con un control ecográfico determinará el protocolo de tratamiento que haremos a cada paciente. Técnicas como la radiofrecuencia, el láser de alta potencia, técnicas manuales o técnicas invasivas como la electrolisis o la neuromodulación posibilitan recuperar lesiones del tendón.

Además de la fisioterapia, el autotratamiento ayudará a acortar plazos de recuperación. El reposo deportivo, el estiramiento suave, la aplicación de hielo, el uso de cremas antiinflamatorias y el ejercicio terapéutico guiado por el fisioterapeuta podrán ayudar a controlar el dolor y la inflamación.

En resumen, el tendón de Aquiles es un componente crucial del sistema musculoesquelético y su correcto funcionamiento es fundamental para la movilidad y la realización de actividades deportivas o cotidianas. Las lesiones en este tendón pueden ser muy incapacitantes, por lo que es importante tomar las medidas adecuadas para prevenirlas y tratarlas de manera oportuna. El cuidado apropiado del tendón de Aquiles es esencial para mantener un estilo de vida activo y saludable, y poder llevar a cabo nuestros objetivos deportivos sin lesiones


Tal vez te interese:

Leer más noticias de: Lesiones

Comentarios de ¿Por qué se están dando tantas lesiones en el tendón de Aquiles después de correr?

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tienes que estar registrado para poder comentar. Regístrate.
Campo obligatorio

Trataremos tus datos para tramitar tu consulta y responderte a la misma. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad escribiéndonos a contacto@runnea.com. Más información en la Política de Privacidad

Daniel Garcia

Daniel Garcia

Fisioterapeuta y runner empedernido

Fisioterapeuta de profesión. Afortunado de trabajar rodeado de personas amantes del deporte que quieren marcarse nuevos retos. Discreto, constante y disciplinado. Corredor diésel y apasionado de la montaña. Me puedes encontrar en www.fisiosegovia.com

Ha escrito: