05-09-2019 Runnea Women Team

¿Practicas el "running clandestino"? ¿Cuál es tu tiempo para salir a correr?

¿Practicas el "running clandestino"? ¿Cuál es tu tiempo para salir a correr?
  • Facebook Icon
  • Twitter Icon
  • Whatsapp Icon
Begoña Beristain
Por Begoña Beristain
El blog de Bego Beristain

Ahora que a los funcionarios vascos se les ofrece la posibilidad de solicitar 18 semanas de baja por paternidad, las mismas que la madre, es un buen momento para mirar hacia dentro de nuestras propias familias y ver cómo esto de la conciliación afecta a todos los planos de nuestra vida, el running incluido.

Hasta hace bien poco, que el hombre pasase parte de su tiempo libre disfrutando del deporte era considerado normal. Las salidas en bici, las pachangas futboleras, las travesías a nado y el running. Muchas mañanas de los fines de semana se las dedicaban a ellos única y exclusivamente, mientras en casa se quedaban los niños y las niñas a cargo de la mujer, aunque también ella trabajase fuera del hogar durante toda la semana y fuese aficionada al deporte. Por desgracia, esto es algo que no termina de desaparecer y aún son muchas las parejas que mantienen discusiones por este asunto; semana sí, semana también. Y es que a la petición de corresponsabilidad con los descendientes, las mujeres hemos sumado, cada vez más, la necesidad y el gusto por salir a practicar deporte, con lo que, o los tiempos se reparten, o ya está el lío montado.

¿Practicas el

¿Te incluyes en la tribu de las que practican el "running clandestino"? ¡Corresponsabilidad efectiva!

Sin embargo, aún son muchas las madres que practican eso que mi amiga Mónica llama el "running clandestino", que consiste básicamente en salir a correr en los momentos en los que los hijos o bien duermen, o están realizando otras actividades. De esta manera la presencia de la madre está garantizada en todo momento, aunque esto le suponga pegarse unos buenos madrugones o correr por la noche.

La conciliación es algo de lo que también se habla en el programa 50/50/25 en el que Runnea Women Team está inmerso. Como decía Arantza Rojo, una de las responsables de la Behobia San Sebastián: "Fomentar la participación de las mujeres en las carreras no se hace regalando dorsales sino que se hace aplicando un minucioso plan en el que se trabajen todos los aspectos que rodean a la realización de una prueba". Uno de esos factores es el empoderamiento de las mujeres, basado en la posibilidad de entrenar cuanto necesiten y de acudir el día de la prueba con los deberes hechos. Para que esto se consiga, los hombres han de dar el paso hacia la corresponsabilidad efectiva.

A día de hoy, el 90% de los cuidados infantiles recaen en las mujeres. Ya va siendo hora de rebajar esa cifra hasta el 50%, el mismo porcentaje que la Behobia pretende alcanzar entre hombres y mujeres para llegar a la paridad. En la medida en que nosotras podamos dedicar tiempo a nuestros entrenamientos sin tener que hacer malabares para que alguien se ocupe de los hijos estaremos cada vez más cerca de esa ansiada paridad.

¿Practicas el

Dando ejemplo, inculcando valores

Hay otro factor importante a la hora de defender nuestro espacio en el mundo del running y las carreras populares. La práctica del deporte va a hacer que nos convirtamos en referentes para nuestras hijas e hijos. 

Vamos a darles ejemplo de lo fundamental que es llevar una vida sana y saludable, basada en la buena alimentación y el deporte, al tiempo que les vamos a inculcar valores como el esfuerzo, la responsabilidad, el sacrificio y el trabajo diario

Muchas veces pensamos en lo que nuestros hijos sienten cuando nos ven con las zapatillas de running puestas. Dependiendo de la edad van a hacernos reaccionar a nosotras de una manera u otra. Si son pequeños y están en la edad de reclamar atención constantemente seguro que nos hacen sentir culpables. Sí, sí, culpables de negarles nuestra presencia durante unas horas y de dejarles desatendidos. Las mujeres somos así y sentimos que nuestra presencia es prioritaria. Claro que lo es, pero no las 24 horas del día. Por una hora o dos que pasemos fuera no vamos a destrozar su equilibrio emocional. Eso sí, el intento de chantaje por su parte va a ser inevitable: "Pero ¿vas a salir a correr con lo a gustito que estamos juntas? ¿Por qué no te quedas y jugamos a algo?" Son estas preguntas que se te clavan como espadas y te hacen pensar si merece la pena perderse ese momento por hacer unos kilómetros.

Creo rotundamente que sí, que merece la pena. Si tus hijos están rondando la adolescencia seguramente se preguntarán qué chaladura te ha dado para empezar a correr y te preguntarán si no eres demasiado mayor para eso. Los hijos siempre nos ven demasiado mayores para casi todo. Pero aunque no te lo digan, el día que lleguemos empapadas después de una carrera, pero felices por haber hecho lo que nos gusta, les estaremos lanzando un mensaje de que el esfuerzo y el trabajo son las claves para lograr objetivos. No nos lo harán saber, seguramente, pero el ejemplo está dado.

A los más pequeños les estaremos haciendo ver, desde muy temprana edad, que sin trabajo no hay gloria.

Por todo esto, por ser ejemplo para nuestros hijos y por sentirnos bien como mujeres, debemos abogar por la conciliación en nuestra propia casa. Ellos deben dar el paso y saber que cuando las tareas se equilibran y las dos partes se sienten bien, la felicidad es mayor.

Busca tu espacio para entrenar y para participar en carreras. Ojalá cada vez sean más los hombres que esperan en meta a sus compañeras.

¿Practicas el

Comentarios de ¿Practicas el "running clandestino"? ¿Cuál es tu tiempo para salir a correr?

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tienes que estar registrado para poder comentar. Regístrate.
Campo obligatorio
Begoña Beristain

Begoña Beristain

El blog de Bego Beristain

Soy Begoña Beristain, periodista. La radio, hoy Onda Vasca, es mi medio. Lo es desde que siendo muy pequeña vi la magia de esa lucecita roja que cuando se enciende te permite colarte en las vidas de los demás y contarles historias. Picoteo aquí y allá en otros medios. Escribo, colaboro en la tele... Tengo un blog, Veterana B. Publico un post cada día, salvo los fines de semana, que descansar es "entrenamiento invisible".   Y corro. Descubrí que cuantos más kilómetros hago y más lejos voy más libre me siento y no he podido parar. Ni quiero. Correr me enfrenta a mí misma. No compito contra nadie pero eso sí, cuando me pongo un dorsal me siento como si el mundo se extendiese a mis pies y me dijese: vamosss. De tanto correr me he convertido en maratoniana. Estoy muy orgullosa de serlo.