18-02-2019 Running news

Maratón de Sevilla 2019: Crónica de Bego Beristain

Maratón de Sevilla 2019: Crónica de Bego Beristain
  • Facebook Icon
  • Twitter Icon
  • Whatsapp Icon
Begoña Beristain
Por Begoña Beristain
El blog de Bego Beristain

Ya está hecha. La XXXV edición de la Maratón de Sevilla se convirtió ayer en mi maratón número doce. Era la segunda vez que me enfrentaba a los 42.195 en esta ciudad y volví a disfrutarlos tanto como la primera. Entonces era mi segunda maratón y la prueba discurría por el recorrido antiguo, el que finalizaba en el Estadio de La Cartuja. Este año, y ante las malas condiciones en las que se encuentra el estadio sevillano, estrenábamos circuito. Salida y llegada en el centro centro de la ciudad, en el Paseo de Las Delicias, con una asistencia de público impresionante y un trazado urbano infinitamente más bonito que el anterior. Sin duda ha sido un acierto el cambio de recorrido, lo que hará que cada vez sean más los y las maratoniana que quieran correr esta maratón.

runnea academy

1.700 mujeres corriendo una maratón

Cerca de 13.000 participantes tomamos la salida, de las cuales 1.700 éramos mujeres. Cada vez somos más las que nos atrevemos con una distancia muy bien definida, en mi opinión, por el gran Martín Fiz: un túnel de agonía.

maraton sevilla

Correr sin parar algo más de 42 kilómetros es, sí, una tortura. Imposible no sufrir en algún momento del recorrido, imposible que tu cuerpo no diga en uno u otro kilómetro que ya está bien, que quiere parar. Sin embargo hay algo que nos impulsa a seguir y no es otra cosa que el instinto de superación, de querer ganarnos y de saber que somos capaces de ir un poco más allá. Por eso lo hacemos, porque correr 42.195 metros nos lleva a la gloria. Sufrimos, padecemos, utilizamos nuestra mente para continuar y cuando llegamos a la meta lloramos de dolor y de alegría y sabemos que volveremos a hacerlo. Nadie dijo que fuera fácil; si lo fuese lo haría todo el mundo.

Llegaba bien a esta maratón. Sin dolor físico, bien entrenada por Imanol Loizaga y con la mente despejada. No se puede pedir más. Estaba previsto que corriese con mi amigo sevillano Julio Molina, un ilustre corredor con 96 maratones en sus piernas y que seguro me llevaría en volandas a la meta. Sin embargo, el destino es caprichoso e hizo que no nos encontrásemos en el punto establecido así que mi otro amigo bilbaíno, Rafa Martín, y yo corriésemos mano a mano la carrera. Hacía diez maratones que yo no corría acompañada y la verdad es que la diferencia entre correr solo o con alguien es enorme. De hecho, mis ritmos fueron mucho más regulares hasta el km 33, momento en que Rafa tuvo que parar por problemas musculares y yo continué en solitario. Especialmente duros fueron los kilómetros 41 y 42. El cansancio ya es enorme en ese momento, las ganas de parar son gigantes y sólo mi mantra consiguió que alcanzase la meta: "Bego, tu mente es más fuerte que tu cuerpo". Ese pensamiento me ayuda a continuar y consigue que mi cuerpo y mi mente se separen. Me centro sólo en llegar y procuro dejarme llevar por unas piernas doloridas.

Esos dos últimos kilómetros son muy emocionales para mi. Mi cabeza se traslada al recorrido de mis entrenamientos. Las series las hago en un espigón de 1.090 metros que termina en un faro, el faro de Ereaga. Cuando quedan 2 kilómetros y 195 metros me imagino que estoy ahí y me digo que sólo falta ida y vuelta al faro, que ya está hecho, y me agarra una emoción que me hace entrar en meta con una cara de llorica increíble. Es emoción, es dolor, es sufrimiento, es superación, es maratón.

Foto con 2 grandes del atletismo

maraton sevilla

Hubo un momento muy bonito durante mi carrera. Este año se cumplían veinte de la gesta de Abel Antón en la que en Sevilla 99 consiguió su segundo campeonato del mundo y había prometido correr la maratón. Su amigo Fermín Cacho, el gran velocista Fermín Cacho, había decidido acompañarle y celebrar corriendo su primera maratón a sus 50 años recién cumplidos. 

Fermín ya nos había contado que volver a correr después de 14 años sin calzarse las zapatillas se le había hecho muy duro y sobre todo, volver preparando una maratón.

Yo me los encontré hacia el kilómetro 6 y tuve la gran suerte de poder charlar con ellos y correr a su lado unos cuantos metros. Fue el regalo que me hizo esta maratón.

Abel terminó la prueba en 04.04.32. Fermín se plantó en la media. Dice que volverá a intentarlo en 2020.

En cuanto al resultado, y se que eso es algo que nos importa mucho por aquí, decir que terminé la maratón en 03.51.07. Una pena que esos dos últimos kilómetros me costasen más que el resto. De las 1.700 mujeres participantes, mi posición fue la 368. Y en mi categoría, W50, hice el puesto 27 de 146 así que estoy más que contenta.

Ahora toca descansar y pensar en la siguiente. Mola mucho ser maratoniana.

Comentarios de Maratón de Sevilla 2019: Crónica de Bego Beristain

Mostrando 2 de 2 comentarios
avatar
18/02/2019 14:14:46
Aralar

Muy Grande Bego!!! como el Vinagreeeeee

avatar
18/02/2019 13:37:33
vllona

Grande Bego, muy grande

Deja tu comentario

Tienes que estar registrado para poder comentar. Regístrate.
Campo obligatorio
Begoña Beristain

Begoña Beristain

El blog de Bego Beristain

Soy Begoña Beristain, periodista. La radio, hoy Onda Vasca, es mi medio. Lo es desde que siendo muy pequeña vi la magia de esa lucecita roja que cuando se enciende te permite colarte en las vidas de los demás y contarles historias. Picoteo aquí y allá en otros medios. Escribo, colaboro en la tele... Tengo un blog, Veterana B. Publico un post cada día, salvo los fines de semana, que descansar es "entrenamiento invisible".   Y corro. Descubrí que cuantos más kilómetros hago y más lejos voy más libre me siento y no he podido parar. Ni quiero. Correr me enfrenta a mí misma. No compito contra nadie pero eso sí, cuando me pongo un dorsal me siento como si el mundo se extendiese a mis pies y me dijese: vamosss. De tanto correr me he convertido en maratoniana. Estoy muy orgullosa de serlo.