Adidas Energy Boost 2: Review

Estás viendo
Adidas Energy Boost 2
Comparar

Los mejores precios del mercado:

adidas Performance Energy Boost 2.0 ATR
114,99€
Amazon
47.5 48

¿Quieres estas zapatillas más baratas?

Te avisamos cuando estén disponibles

Pequeños cambios sobre la Energy Boost... porque casi no hacía falta más

Las adidas Energy Boost 2 cumplieron un añito de vida hace unas semanas y lo han celebrado con una segunda versión que mantiene intactas la parte de las cosas de la primera versión y que se limita a hacer pequeños cambios o ajustes sobre algunas de las cosas que no terminaron de convencer, lo que es una gran noticia para todos los que hemos disfrutado de muchos y muy buenos kilómetros con las primeras Energy Boost.

NO TE PIERDAS: Adidas Energy Boost 3

A estas alturas, no creo que quede nadie que se atreva a poner en duda las capacidades del Boost, uno de los mejores compuestos que hay actualmente para la construcción de mediasuelas y que ha demostrado que es capaz de funcionar tanto para zapatillas de entrenamiento (Supernova Glide Boost) como en zapatillas voladoras (Adizero Adios Boost) y, por supuesto, en zapatillas mixtas como las Energy Boost que vamos a destripar en esta prueba a fondo.

Mediasuela Adidas Energy Boost 2.0

Aquí tenemos gran parte del intríngulis y la magia de las Energy Boost 2 porque es donde se aloja el material que hace poco más de un año (a finales de febrero de 2013) se presentó a bombo y platillo como una de las mayores innovaciones de Adidas en muchos años.

El listón estaba muy alto y muchos estaban esperando que saliera rana y se dieran un batacazo pero no sólo no fue así sino que a día de hoy, el Boost no sólo ha superado las expectativas que había alrededor de él sino que encima ha generado aún más, y mucha gente está deseosa que se siga extendiendo a otros segmentos (pronadoras, trail running, etc.).

Tal vez te interese: La nuevas Adidas Energy Boost 3

La mediasuela se mantiene tal cual estaba en la primera versión, tanto en diseño como en composición. Tiene un 80% de Boost (todo lo que vemos en blanco) y el 20% restante es EVA (lo que vemos en naranja o negro). Muchas veces se coloca el material más blandito encima, más cerca del pie para dar mayor sensación de amortiguación y dejar la base con el compuesto que es algo más duro para dar estabilidad pero en este caso, el hecho de poner la EVA encima es para crear una especie de “cuna” que recoge y estabiliza el pie sobre la gran capa de Boost.

Pueden parecer muy altas de perfil y si se evalúan como mixtas, lo son, pero si se miran como unas de entrenamiento, están más o menos en la media. Estamos hablando de 31’5 milímetros en el talón y 21’5 milímetros en antepié, lo que da un drop de 10 milímetros.

A algunos se le hace un poco alto y en marcha se percibe claramente esa altura pero tiene la gran ventaja de que, combinado con el efecto del Torsión que tiene en el mediopié y la puntera levantada, le hace adquirir una velocidad de transición brutal, lanzando el pie a una velocidad vertiginosa, tanto si has entrado de mediopié como si has entrado talonando, pero tienes una pisada mínimamente eficiente.

El talón es muy amortiguado y, de hecho, a muchos les causa cierto recelo ver esa sensación cuando se las ponen en parado pero no debemos olvidar que no vamos a andar con ellas, sino a correr.
En antepié la cosa cambia bastante y aunque se siguen sintiendo relativamente blanditas, hay mucha más pegada, gracias en parte a que hay una mayor proporción de EVA, que llega a ser material único en los últimos centímetros de la puntera.
El rendimiento del Boost es muy bueno en todos los factores: amortiguación, rebote, resistencia a la fatiga, duración, apenas necesita tiempo para ponerse a tono (se pueden usar desde la primera zancada), se comporta prácticamente igual en casi cualquier temperatura, es prácticamente indestructible, … Sin duda, es uno de los grandes tesoros que tiene ahora mismo Adidas.

Suela

Si bien la mediasuela ha conseguido acallar todas las posibles dudas que han surgido sobre ella, la suela sigue levantando cierta polémica, básicamente por la ausencia de goma Continental que está usando Adidas en muchos de sus modelos actuales.

En las Energy Boost se utilizaba Adiwear en talón y Blown Rubber en antepié, combinación probada y comprobada en infinidad de modelos durante muchos años y que da un rendimiento muy bueno prácticamente en todas las situaciones si va acompañado de un buen diseño de la suela.
En algunos modelos, en mojado se producía algún que otro problemilla de agarre, Adidas decidió dar un golpe sobre la mesa y, en colaboración con una d elas referencias en el mundo de los neumáticos, pasar a incluir suela Continental en sus modelos de alta gama.

Las primeras Energy Boost, sin tener un rendimiento en mojado que mereciera mención especial, no noté que fallaran y rendían como la mayoría de sus competidoras aunque, pensando en mejorarlas tanto en ese aspecto como en la durabilidad, pensaba que se realizaría el cambio de compuesto, al menos en la zona del antepié. No ha sido así con lo que se mantiene tal cual la suela de la primera versión en diseño y en componentes.

Básicamente es una capa finita de Adiwear o Blown Rubber (según la zona, talón y antepié respectivamente) con un diseño de dobles cuadrados atravesados por cortes para darles una mayor flexibilidad.

Aunque no sean profundos, hay dos cortes transversales y, en longitudinal, están puestos en cuatro tiras, en ambos casos, para ayudar a una mejor flexión.

Con la forma que tiene el taqueado, hay mucho contacto con el suelo y se comporta mejor mejo superficies planas y duras como el asfalto aunque en tierra compacta no desmerece nada.

Estaría bien que protegieran el Torsion con algo de caucho porque al ir tan cerca del suelo y tan expuesto, sufre bastante ante las agresiones de lo que vayamos pisando y, de hecho, prácticamente en la primera salida puede verse golpeteado y marcado.

Upper Adidas Energy Boost 2.0

El upper fuer una gran innovación cuando salieron las primeras Energy Boost pero se gano seguidores y detractores casi por igual dependiendo de si a uno le gusta el ajuste tipo calcetín o no. El Techfit es una tecnología que Adidas utilizaba ya en el textil con muy buenos resultados pero en las zapatillas no lo había usado hasta ahora.
Es cierto que a muchos nos sorprendió que además es algo ajustada de talla y horma pero, teniéndolo en cuenta y yendo a por medio número más, se solucionaba el susto fácilmente. El primer modelo lo he utilizado en mi talla y en las Energy Boost 2 en media talla más y la verdad es que voy mucho más cómodo.
Queda literalmente como un calcetín, completamente pegada al pie por lo que el ajuste es tremendamente bueno a costa de esa sensación de tenerlo pegado al pie y eso es lo que a algunos les puede causar cierto agobio.
Sobre este tejido que recuerda ligeramente a algunos tipos de neopreno (no el exterior de un neopreno, sino el interior) encontramos dos tipos de elementos: tiras plásticas que forman parte de la tecnología TechFit y la pieza plástica que actúa a modo de exoesqueleto en empeine y contrafuerte.
En la puntera hay un pequeño refuerzo termopegado prácticamente testimonial y otra tira que va bordeando la zona para darle estructura sin limitar el posible movimiento de los dedos. No es necesaria más estructura ya que la propia tela es capaz de sujetar y los refuerzos plásticos actúan más a modo de “tope” para que no ceda más de determinado rango.

El mediopié queda abrazado por la pieza plástica que sirve además de ojetera, con únicamente 4+1 ojales, una de las principales pegas que le sigo encontrando a las Energy Boost 2 ya que da poco juego a la hora de utilizar diferentes tipos de pase de cordones. Además, al tener tan pocos la presión en cada uno de ellos es mayor que cuando hay algunos más (típicamente 6+1).

El plástico es bastante blandito así que flexa bastante bien, no tanto como unas tiras sintéticas sueltas o un refuerzo termopegado pero cumple perfectamente. Como os podéis imaginar el ajuste es realmente bueno, siendo capaces de abrazar a cualquier tipo de pie y con la presión que queramos.

Sin embargo, a pesar de ser bastante blando y maleable, a algunos les ha dado problemas por presión, bien en la parte alta del empeine (donde quedan los agujeros superiores) o bien en los dos inferiores (acaba en ligera punta). Creo que le deberían dar una vuelta a esta pieza y, se modifique o no su diseño y ubicación, lo de añadirle uno o dos ojales lo pediré una y mil veces porque creo que es necesario ponérselos.

En el talón, el contrafuerte es externo y forma parte de esa pieza plástica. Abraza bien, sujeta bien y si se chafa con la mano, cede fácil así que se hace bastante cómodo y no debería plantear problemas por ser excesivamente rígido. Es más, por cómo queda en la zona trasera, muy bajito, quizá alguno incluso lo nota algo falto de presión (que no de ajuste, porque eso sí que lo da).

La altura de tobillo y aquiles es más o menos estándar, con un collar bastante acolchado así que tampoco debería plantear problema por rozaduras y, de cara a abrazar el tobillo, para la mayoría irá muy bien.

La excepción serían, si acaso, los de tobillos finos o los que gustamos de collares más ceñidos.

La lengüeta es bastante acolchada, está unida a los laterales para dar esa sensación de calcetín y protege muy bien de la posible presión ejercida por los cordones.

Horma

Teóricamente han ganado algo de amplitud en la horma aunque hay hay que hilar muy fino para percibirlo y casi hay que calzarse ambas a la vez para coprobar las diferentes.
El ajuste sigue siendo igual de bueno pero eliminando posibles puntos calientes por lo que sigue siendo una gran opción para quien haya disfrutado la primera versión.
Quedan pegaditas al pie pero creo que la horma es más o menos estándar en sus tres zonas.
No es el ideal de zapatilla plantillable pero sé de varios que si las usan así que, para quien tenga plantillas, que no las deje pasar po algo sino que ha de probarlas con ellas.

Disfrutando con ellas en marcha

Las Energy Boost han cosechado muchos premios en este primer año de vida, gran parte de ellos gracias al Boost como los de mejor innovación y similares, pero también han sido elegidas por muchos como la mayor sorpresa, mejor zapatilla, mejor mixta, … Cuando esto ocurre en entornos tan diferentes como medio especializados de muy diversa índole, público, etc. quiere decir que algo tendrá y la verdad es que no hay más que carzárselas y salir a correr con ellas para darse cuenta de que son premios más que merecidos.

La versatilidad de las Energy Boost es enorme ya que, con sus 285 gramos, son capaces de comportarse como unas mixtas y rodar a ritmos de 3’30’’/km con una facilidad pasmosa, permitiéndote rodar todo lo que aguanten tus piernas a esos ritmos o incluso menos, sin que las percibas como un lastre, sobre todo, si tienes una pisada eficiente.

Al mismo tiempo, si quieres utilizarlas simplemente como zapatillas de entrenamiento para ir con ellas a ritmos medios, probablemente puedas llevarlas casi como cualquier otra zapatilla y meterles tantos kilómetros como te apetezca.
El carácter que tiene la zona del talón es completamente diferente al del antepié ya que el primero es tremendamente amortiguado (puede parecer que incluso demasiado) mientras que el segundo es bastante respondón, mucho más de lo que correspondería al tacto que tiene, que es relativamente amortiguado. La gracia es que la transición entre ambas zonas es muy progresiva y homogénea y, a la vez, muy rápida gracias al buen trabajo del Torsión y la curvatura de la suela.

Donde más me han gustado es en terrenos duros (típicamente asfalto) porque es donde más se aprovecha el carácter amortiguado – respondón ya que al meterlas en tierra, el conjunto de zapa y terreno queda con un exceso de blandujez. La ventaja es que si hay piedrecillas, las puedes ir pisoteando tan tranquilo porque te protegen y casi ni las notas.

Usuario/a Tipo

Corredores neutros, hasta 70-75 kg. que quieran unas zapatillas rapidillas para ir a ritmos inferiores por debajo de 4’30’’/km gran parte del tiempo, con cambios de ritmo holgadamente por debajo de los 4’/km.
A considerar como zapatilla mixta para corredores de peso que quieran unas zapatillas con algo más de contundencia que la que suelen dar las mixtas clásicas.
Ideal como zapatilla maratoniana y medio maratoniana para los que se mueva en la horquilla de los 3’45’’/km y 4’15’’/km.

PROs & CONtras:

PROs:

  • Rango de ritmos que permiten cubrir.
  • Gran amortiguación en talón y gran respuesta en antepié.
  • Transición muy rápida.

CONtras:

  • Ojetera con pocos ojales.
  • La pieza plástica del mediopié puede producir algún tipo de presión o punto caliente.
  • Se le podría mejorar el agarre y duración de la suela añadiendo caucho Continental como ya hacen en otros modelos de Adidas.

Galería de fotos

Foto 21: Fotos Energy Boost 2
Foto 22: Fotos Energy Boost 2
Foto 23: Fotos Energy Boost 2
Foto 24: Fotos Energy Boost 2
Foto 25: Fotos Energy Boost 2
Foto 26: Fotos Energy Boost 2
Foto 27: Fotos Energy Boost 2
Foto 28: Fotos Energy Boost 2
Foto 29: Fotos Energy Boost 2
Foto 30: Fotos Energy Boost 2
Foto 31: Fotos Energy Boost 2
Foto 32: Fotos Energy Boost 2

116 usuarios han consultado sobre esta zapatilla de running

4 usuarios han opinado sobre esta zapatilla de running

© RUNNEA Copyright 2020.