Adidas Ultra BOOST: Review

Adidas ha vuelto a conseguir centrar la atención de los amantes del material running con una gran zapatilla (que no la mejor de la historia)

zapatillas adidas ultraboost

Las Ultra Boost se han presentado con el más que pretencioso título de “La Mejor Zapatilla de la Historia” pero ¿lo son?
Rotundamente no, pero no porque no sean un zapatillón sino porque es algo imposible ya que, como he comentado muchas veces, ninguna zapatilla es buena o mala en sí misma sino que depende de muchos factores que podríamos sintetizar en lo que llamo “el triángulo de la zapatilla” que lo formarían [zapatillas, usuario, entorno].

Es decir, no existe un “Santo Grial zapateril” que sirva para todos y para todo sino que, en función del perfil del corredor, del tipo de uso que se le vaya a dar y de las condiciones que rodean a todo eso, irán mejor unas u otras zapatillas. Es más, en algunos casos, es posible que la zapatilla que mejor encaja sea una que es teóricamente inferior a muchas otras (no sería la primera vez que la zapatilla que más uso en mi rotación en un momento concreto es una “simple gama media” que es capaz de relegar a auténticos portentos zapateriles).

Obviamente, ese título de “La Mejor de la Historia” es un mero reclamo publicitario y los que se han encendido con él y se han liado a zurrarle a las Ultra Boost por ello, no han hecho sino perder el tiempo y hacerle el juego a Adidas porque dudo mucho que nadie con un mínimo de conocimientos del mundillo del running pueda pensar que esto es posible. El despliegue que ha rodeado al lanzamiento de esta zapatilla que se produjo hace algo más de un mes, ha sido impresionante, probablemente a la altura de cuando se lanzó el Boost hace dos años.

Sin embargo, lo que más me ha llamado la atención es que Adidas ha vuelto a conseguir mantenerlo en secreto prácticamente hasta el momento del lanzamiento, ha sido capaz de repetir lo que hizo con el lanzamiento mundial del Boost ya que no se ha desvelado nada de las zapatillas hasta una semana antes de que se lanzara. Parecerá una tontería, pero contando con la cantidad de gente que interviene en su diseño, desarrollo, promoción, pruebas, etc. es alucinante pensar en que sean capaces de lograr algo así, ¡¡¡chapó por Adidas!!!

Dicho esto, vamos a pasar a la faena, a destriparlas a fondo para que podáis juzgar por vosotros mismos si merecen tanto bombo o no. Para empezar, un despiece, porque no tiene desperdicio, original como pocos y con muchas cosas tremendamente innovadoras y no vistas hasta ahora.

zapatillas adidas ultraboost

Mediasuela y Amortiguación

Para la mediasuela de las Ultra Boost se ha echado un órdago al Boost, se lo han jugado todo con él ya que el 100% de ésta es de este material. Siendo puristas, puede no ser 1l 100% absoluto porque hay alguna pieza más como vamos a ver a continuación, pero no nos vamos a poner en rollo matemático y aceptaremos ese 100% que es prácticamente real.
Como sabéis ya la mayoría, el Boost no es un derivado de la EVA sino que es un plástico expandido, con aire dentro de esas bolitas que le dan esa apariencia de corchopán que tanta gracia le hace a algunos y que poco tiene que ver con ese material salvo la pinta.

Es muy ligero, muy blandito, con mucho recorrido, muy agradable al tacto, … pero creo que lo más destacable es su tremenda resistencia (es poco menos que indestructible, al menos con las agresiones habituales del correr como rozaduras, golpes, compresión, etc.), se comporta igual independientemente de las condiciones externas (le da igual que estemos a cero grados o a cuarenta a la sombra, el tacto es prácticamente el mismo), no necesita ponerse a tono sino que está preparado desde el primer kilómetro (esto aplica desde el día que te las pones por primera vez y en cada salida que haces), tiene muchísima respuesta (incluso a pesar de su gran amortiguación), …

No es el “Santo Grial” de los compuesto de la mediasuela, pero poco le falta y, actualmente, es de los mejores que hay (posiblemente el mejor). En principio, la única pega que le pondría es que al tener tanto recorrido en la amortiguación suele requerir ayuda de otros elementos para darle estabilidad a la zapatilla. En otros modelos se ha recurrido a capas o cunas de EVA más dura, al Torsión en el mediopié, etc. En este caso, no hay EVA, pero sí que se ha recurrido al Torsion, aunque no es uno como los que hemos visto en otros modelos de Adidas, sino que es especial o, al menos, diferente.

zapatilla adidas ultraboost

Es una pieza plástica que aparece desde la cara interna del talón (sube un centímetro aproximadamente y se mete hacia dentro un centímetro y medio) y se prolonga hasta la zona media, donde hace unas especie de puente que se refuerza con una “viga” central (que vemos en morado) para darle mayor resistencia y que finalmente saca un brazo de nuevo hacia el interior solo que ahora ya no asoma por el lateral de la zapatilla.

zapatilla adidas ultraboost

El plástico gris no es excesivamente rígido sino que simplemente se limita a ofrecer cierta resistencia y a ayudar a hacer cierto efecto muelle (o ballesta), la rigidez la otorga sobre todo la barra morada, que evita que doble por el mediopié y que tenga un buen efecto catapulta hacia delante. La resistencia a la torsión es leve, lo que le da mucho dinamismo, pero le penaliza de cara a la estabilidad.

Las alturas son de unos 28 milímetros en talón y 18 en la puntera (10 milímetros de drop), más 4 milímetros de la plantilla. Son unas medidas que están en la media de sus rivales y, muy acertadas porque no requieren adaptación y tampoco molestan a los que tienen una buena técnica.

zapatilla adidas ultraboost

Además, con el tacto blandito gustan a los que quieren algo trotón y para los que quieran alegría, gracias a la marcadísima curvatura final de la zapatilla, van a salir disparados si van con ganas. En cuanto al talón, a pesar de verlo tan mazacote, no os preocupéis porque va muy biselado así que la entrada es bastante limpia, no molesta nada.

El diseño de la mediasuela no tiene curvaturas, ni huecos ni nada estrambótico, simplemente un engrosamiento en la mitad inferior que le permite tener algo más de base para darle algo de estabilidad sin necesidad de recurrir a estructuras que la vuelva más rígida de la cuenta.

Digo “más de la cuenta” porque a nivel de flexibilidad es impresionante y pocas zapatillas de entrenamiento preparadas para aguantar los pesos que aguantan las Ultra Boost y con ese grosor de mediasuela tienen esta flexibilidad. No es que tenga mucha (que la tiene) sino que se curva muy progresiva, sin cortes bruscos, lo que explica la gran dinámica delantera que tiene.

zapatilla Adidas Ultra Boost

Suela

En la mediasuela, como e Boost ya es conocido, la innovación corresponde al hecho de que sean 100% Boost pero en la suela se han tirado a la piscina con algo que está levantando pasiones y recelos casi a partes iguales porque tiene un rendimiento y comportamiento un tanto peculiar. 

El diseño es espectacular e innovador y rinde de lujo en muchas situaciones, pero hay otras en las que no termina de ir fina o, al menos, no tanto como se debería esperar de una zapatilla que aspira a ser “la mejor de la historia”. Lo más llamativo es el Stretch Web Outsole, que es como han denominado a esta suela con forma de telaraña (dejemos ese término, que queda más chulos que “cuadriculada”).

zapatilla Adidas Ultra Boost

Para diseñarla y decidir qué forma darle, dónde ubicar los cruces, el tamaño y forma de los huecos, etc. han recurrido a no sé cuántos cientos de análisis de pisada donde se estudiaba cómo se deformaba esta parte durante el ciclo de la pisadas de diferentes corredores y con eso han intentado hacer una suela que funcionara en consonancia con el resto de la zapatilla, que se deformara como requiere el pie, etc.

En realidad, este estudio 3D lo han hecho con toda la zapatilla, no sólo con la suela y, como veremos en el apartado del upper, el resultado es espectacular. Es una de las zapatillas con un mejor ratio de grosor / flexibilidad y cuando corres con ella parece mentira cómo se amolda al terreno, a pesar de la chicha que llevas bajo los pies. Además, al ser una capa tan finita de caucho, no endurece el tacto global de la amortiguación, se deforma y adapta muy bien al terreno, etc.

zapatilla Adidas Ultra Boost

Esto tiene como contrapartida la durabilidad, que quizá no es su fuerte. No es tan mala como algunos han vaticinado o, al menos no para los corredores con una técnica mínimamente decente (otra cosa es el que corre rascando el terreno). No obstante, es un punto a mejorar para futuras ediciones, la durabilidad de la suela. 

El otro punto es quizá el agarre, pero no es porque falle, sino porque con ese diseño hay sitios en los que funciona muy buen y otros en los que cojea un poco. En los cruces, hay unos tacos, como si fueran unos “pegotes” de caucho en las uniones entre las franjas.

Esto le da un comportamiento similar al de los tacos, pero en superficies muy planas como las losetas de acera le hace perder superficie de apoyo ya que, aunque se comprima, alrededor tiene hueco (lo que se ve del Boost) y si está mojado, tiende a resbalar, al menos en primera instancia.

zapatilla Adidas Ultra Boost

En terreno seco, tierra compacta, etc. van muy bien, mejor de lo que me esperaba al ver esa suela que pensaba que iba a ser sólo asfaltera pero el tema mojado debería trabajarse un poco y ver cómo se soluciona. Me imagino que no es sencillo porque no vale con decir “ala, que le pongan Continental” o “que lo engrosen”, ya que afectaría a la flexibilidad de la suela. Seguro que están trabajando en ello y el día que den con la solución, seguramente la pongan en las Ultra Boost y en las Energy Boost 2. A modo de curiosidad, en la puntera se ha dejado una gran parte cubierta para mejorar el agarre y en el talón, ídem, dejando además una rebaba para quien entre talonando.

zapatilla Adidas Ultra Boost

Upper y Horma

El upper de las Ultra Boost es es-pec-ta-cu-lar y llama la atención a todo el mundo, sean entendidos del mundillo zapateril o no. Es cierto que tiene algunas zonas que pueden parecer un tanto extrañas (p. ej. el collar) pero es uno de los mejores uppers que he probado.

La base es el PrimeKnit, esa tecnología que a muchos os sonará por la famosa trifulca que supuso entre Adidas y Nike para ver qué había pasado entre el PrimeKnit y el FlyKnit. Se parecen, tienen filosofía similar pero, digan lo que digan, son como dicen los niños “iguales pero diferentes” así que no entiendo la pelea. De hecho, se podría extender a otras marcas que también están haciendo cosas similares así que mejor que se dejen de chorradas y se pongan a evolucionar cada uno su tecnología, que es lo que cuenta y lo que nos interesa a los aficionados a las zapatillas.

El PrimeKnit es muy simple en esencia: hacer un upper de una sola pieza tejiendo y entrelazando los hilos jugando con las tipos de entramado, grosores y demás en función de la zona y lo que se quiera conseguir.

De esa forma, podemos ver un tejido muy calado, abierto y elástico en cima de los dedos y en la lengüeta, una zona más tupida en la puntera y faldones del juanete, unas especies de líneas o nervios, … Es increíble que una máquina pueda llegar a hacer eso y tiene que ser impresionante verlo en directo (en los vídeos impresiona pero al natural, con el ruido en directo tiene que ser la leche).

Con esto se consigue un ajuste brutal, como una segunda piel ya que al no haber estructuras rígidas, se mimetiza con el pie pero con la ventaja de que no agobia como pasa con otros uppers ceñidos. Además, la transpirabilidad no es mala como pasa cuando son del tipo neopreno y, por si fuera poco, el contacto es tremendamente suave así que lo de ir sin calcetines es una gozada. Y, bueno, por si fuera poco, la resistencia a la rozadura no es precisamente mala, lo que reconozco que me ha sorprendido porque me la esperaba mucho peor y pensaba que le iba a echar en falta alguna protección en forma de termopegado, aunque fuera finito.

zapatilla Adidas Ultra Boost

Aunque el ajuste sea bueno, el PrimeKnit necesita ayuda de estructuras externas y han decidido utilizar una pieza plástica similar a la que se ha usado p. ej. en las Energy Boost 2, con las tres franjas de Adidas unidas cada una a un ojal más uno adicional y poniendo una por dentro y otra por fuera.

El ajuste que se consigue es muy bueno y como salen desde bastante atrás, no generan el problema que a muchos nos ha dado la de las Energy Boost 2 por excesiva presión en la parte superior del empeine pero, aun así, no me convence lo de tener sólo cuatro ojales, por más que el ajuste que consigue sea buenísimo ya que aprieta todo lo que quieras y se comportan casi de manera independiente.

zapatilla Adidas Ultra Boost

La zona del talón es rara a más no poder y la apariencia es un tanto cutre a primera vista, no por mala calidad sino porque queda chafada, como cuando sacas las zapatillas de la maleta después de un viaje.

zapatilla Adidas Ultra Boost

Ahora, en cuanto te las calzas se te olvida todo porque el contrafuerte partido se amolda a tu talón como si lo hubiera hecho expresamente para ti y el ajuste del collar es tan bueno o mejor que el del resto del upper. Es, junto con el de las Speedform (en cualquiera de sus versiones), el mejor ajuste de collar que he probado hasta ahora: elástico, firme a la vez que suelto, etc. Sólo le pueden poner pegas los que prefieran ajustes contundentes tipo trail running o algunas de las antiguas Adidas (p. ej. Adizero Boston 3).

El contrafuerte es externo, muy curvado para envolver al talón y hace una especie de doble curva además de quedar cortado en la zona del aquiles, algo que me dio recelo al principio pensando que no iba a sujetar bien pero nuevamente me equivoqué con las apariencias. Sujeta muy bien en todo el talón y no se mueve nada cuando corres porque abraza muy bien en los laterales.

zapatilla Adidas Ultra Boost

Lo del collar se sale de la escala de la comodidad porque es como un calcetín: acolchado, blandito, se pega exactamente igual que el elástico de un calcetín y, encima, como la lengüeta es tipo botín, en lo último que piensas es que tienes puesta una zapatilla sino que crees que tienes un calcetín (¿cuántas veces he dicho esa palabra en este párrafo? ¿Queda claro cómo es el ajuste de esta zona? ;-D)

zapatilla Adidas Ultra Boost

Aunque veáis muy alta la zona del aquiles y la lengüeta, no os preocupéis, que no os dará problemas, me extrañaría mucho. ¿Y no tiene pegas? Sí: reflectantes, que no tiene ojal adicional, … no se puede ser perfecto, ¿no?

zapatilla Adidas Ultra Boost

En cuanto a la horma, a muchos le he oído decir que son muy justas, que agobian y cuando les he preguntado que si era que le quedaba justo o que les quedaban pequeñas ya ha cambiado la apreciación. Ojo, que no es lo mismo y, si bien es cierto que quedan ceñidas al pie, no tallan pequeño ni son angostas pero es que, para que funcione el PrimeKnit, deben quedar ajustadas al pie. Lo bueno es que cede así que en realidad sí que hay espacio y, de hecho, no hay más que meter la mano dentro y empujar en la zona de los dedos para ver hasta qué punto cede.

zapatilla Adidas Ultra Boost

En general, las dimensiones son medias, no amplias, pero tampoco pequeñas y, de hecho, diría que se pueden amoldar prácticamente a cualquier pie, sea anchote o finito. De largo andan ahí a mitad de camino entre el normal y el justito así que me las probaría bien para ver si hace falta subir talla (yo no habría necesitado subir, el medio punto que he llevado de más me las deja un poco más sueltas de lo que me gustaría).

Quizá sólo me quedaría la duda del talón para quienes prefieran un ajuste más ceñido o apretado, pero es más sensación que falta de ajuste real.

Dinámica

Aquí viene el meollo del asunto y, nuevamente, vuelven a ser unas zapatillas con comportamiento “dual” o, al menos, con diferente comportamiento según lo que se evalúe.

Tremendamente amortiguadas, una barbaridad, de las más blanditas que he probado, pero no un blandito chicloso del que no vale para nada, sino del que te recibe entre algodones y luego se convierte en respuesta, que es donde está la gracia y lo que deberíamos buscar para correr porque si es blandujo, al final nos quedamos clavados.

La clave está quizá en nuestra técnica de carrera porque, quien tenga una pisada pesadota, de los que clavan talón y se hunden mucho, seguramente se queden un poco clavados pero el que tenga un buen tobillo reactivo, probablemente pueda exprimir a tope la fluidez que tienen las Ultra Boost porque, sin llegar a ser unas Energy Boost 2, rotan muy bien hacia delante y el final de la puntera curvada lanza muy rápido el pie hacia delante.

zapatilla Adidas Ultra Boost

Obviamente, el hecho de que sea todo Boost le quita parte de la pegada que tienen las Energy Boost 2, pero son más rápidas de lo que parece. No obstante, no son unas zapatillas para meterse a ritmos “sub 4’/km” sino más bien para rodar a partir de esa frontera y de ahí para arriba, todo lo lento que se quiera, con un confort muy alto.

El peso engaña ya que en la báscula marcan 297 gramos (le declaran 323 pero en el 9 USA que hemos probado no llegan a los 300 gramos) pero en la mano y en marcha aparentan unos cuantos menos, más bien cerca de los 250 gramos, como muchas de las mixtas. En gran parte es por cómo quedan en el pie, cómo flexan, etc. y es de agradecer porque esos gramos de más, en el fondo, es estructura que redunda en un mejor ajuste, durabilidad, etc.

zapatilla Adidas Ultra Boost

En cuanto a los terrenos, lo comentado en el apartado de la suela, salvo suelo liso mojado, bien en casi todos, con un agarre bastante bueno y bastante versatilidad así que se pueden sacar a pasear casi sin pensar en por dónde vas a ir.
Y respecto al tipo de pisada, no son un prodigio en cuento a estabilidad o, al menos, no se nos van a oponer mucho si nos empeñamos en pronar así que, mejor para corredores neutros o que no necesiten soporte adicional.

zapatilla Adidas Ultra Boost

Tipo de Usuario

Corredores neutros hasta los 80-85 kgs que quieran unas zapatillas con muchísima amortiguación que sea a la vez respondona, flexibles, versátiles en cuanto a ritmos (de 3’45’’’/km – 4’/km para arriba), que sirvan para entrenar “de tranqui” y para darle achuchones, que queden ceñidas al pie y que se desenvuelvan bien en una gran variedad de terrenos.

zapatilla Adidas Ultra Boost

Pros

  • Upper: ajuste, transpirabilidad, adaptabilidad, etc. espectaculares.
  • Versatilidad de ritmos.
  • Flexibilidad.
  • Amortiguación: Mucha, blandita pero con mucho rebote.
  • Comportamiento del Boost en condiciones de climatología adversa.

Contras

  • Suela: Agarre en determinadas superficies y durabilidad.
  • Se podría aligerar un poco.
  • Estabilidad mejorable.

Prestaciones

  • Ligereza: 7
  • Amortiguación: 9
  • Flexibilidad: 9
  • Respuesta: 8
  • Estabilidad: 7
  • Agarre: 7

26 usuarios han consultado sobre esta zapatilla de running

2 usuarios han opinado sobre esta zapatilla de running

© RUNNEA Copyright 2017.