Saucony Peregrine 5: Review

Estás viendo
Saucony Peregrine 5
Comparar
Saucony Peregrine 5

La Saucony PowerGrid Peregrine 5 es una zapatilla de trail running de 272 gramos de peso y 4 mm de drop destinada a corredores con pisada neutra.

¿Quieres estas zapatillas más baratas?

Te avisamos cuando estén disponibles

Saucony Peregrine 5: Agresivas y Ágiles a la vez que Protectoras

El impacto y repercusión que tienen unas zapatilla depende mucho de cuándo aparecen y qué pasa a su alrededor. También hay una gran componente de suerte pero ese “momentum” es crítico y puede hacer que grandes zapatillas queden en el ostracismo o que zapatillas "regularcillas"sean poco menos que un pelotazo.

Saucony Peregrine 5

Las primeras Peregrine aparecieron cuando ya existían las Xodus y cuando aún estaban las Kinvra TR que se suponían llamadas a la gloria a lo tenor de lo visto en las Kinvara asfalteras.

Es decir, las Peregrine entraron de tapado casi por la puerta de atrás y, en los inicios, no tuvieron demasiado impulso por parte de Saucony.

Sin embargo, el fracaso de las Kinvara TR que fueron un fiasco en toda regla ya que, para lo que ofrecían, la gente prefería quedarse con unas Kinvara de asfalto y el buen resultado que dio la propuesta de las Peregrine, que daba justo lo que estaba buscándose entonces, le hicieron subir como la espuma.

Por aquél entonces aún no estaba tan desarrollado como ahora el segmento de las zapatillas de trail running ligeras, con drop bajito, que no fueran tanquetas, cómodas, sin demasiada parafernalia, etc. pero que fueran de trail running del de verdad, del que requiere placa antirrocas y tacos agresivos.

Las Peregrine daban eso y mucho más así que poco a poco se fueron haciendo un hueco y ganándose el respeto de los corredores, se veían en entrenamientos y competiciones, en gente experta y primeriza, el ascenso fue progresivo, sin pausa.

Ahora ya están perfectamente asentadas y, de hecho, a más de uno le he oído decir que, si tuvieran que llevarse unas solas zapatillas para cualquier tipo de trail running, serían las Peregrine sin ninguna a duda porque creen que, salvo el agarre en mojado, son las zapatillas perfectas.

Saucony Peregrine 5

Ésta es ya la quinta versión que nos ha llegado un poquito tarde porque la sexta está a la vuelta de la esquina pero no podíamos dejar de darle un repaso a fondo a estas Peregrine 5 que asientan todo lo bueno de las Peregrine 4 haciendo algunas mejoras que le hacen subir un puntito de calidad y que las convierten en las mejores Peregrine hasta la fecha. Al menos, hasta que vengan las próximas, que parece que van a meter una gran renovación y que probablemente le haga subir otro escaloncito.

Mediasuela y Amortiguación Saucony Peregrine 5

La amortiguación de las Peregrine 5 es bastante firme, mucho más de lo que me habría esperado a tenor de lo visto en otros modelos de asfalto de Saucony y por las referencias que me llegaban de quienes las había ido probando.

Saucony Peregrine 5

No son como una piedra pero el tacto global que es más bien durete, sobre todo cuando se corre por superficies duras e incluso con esos pedazo tacos de seis milímetros que siempre tienen a ablandar un poco el tacto percibido. Quizá en el talón se nota algo más de amortiguación por la geometría y por el PowerGrid pero es una mediasuela que está más pensada para el rendimiento que para el confort. Eso sí, para quien guste de ese tipo de tacto, una delicia y el rebote y resistencia están garantizados, además de que el comportamiento es muy homogéneo aunque lleven la tira de kilómetros.

El footbed y la plantilla sí son algo más blanditos pero sé de gente que ha cambiado esta última para darle un extra de amortiguación. Cuestión de gustos aunque a mí me parece muy equilibrada tal como está.

Los bordes están inclinados hacia fuera para darle estabilidad sin que haya que ensanchar en exceso la base donde apoya el pie, lo que le haría perder algo de ajuste y sujeción. Además, esos bordes se han “arrugado”, lo que permite que comprima al apoyar.
La estabilidad viene marcada también por el buen trabajo de las dos placas, la antirrocas de nylon del antepié que protege de las irregularidades del terreno y la EBO (External Bedrock Outsole) del mediopié que ayuda además a controlar la torsión.

Saucony Peregrine 5

La solución de la placa en el mediopié me gusta mucho, pero sólo cuando se cubre con caucho como en este caso porque si queda al aire, es un peligro cuando pisamos rocas o raíces apoyando el mediopié ya que resbala. La resistencia a la torsión es muy buena y casi no parecen unas zapatillas neutras, ya quisieran esa resistencia algunas de las zapatillas con soporte.
En cuanto a la protección en antepié, protege mucho y no os fiéis de esas grandes aberturas porque no reducen dicha protección sino que están ahí para que flexe porque, si no, serían unas zapatillas demasiado rígidas. De hecho, el efecto catapulta que le confiere es bastante interesante, sale el pie disparado bastante rápido. Sin embargo, quizá le modificaría el tamaño de las ranuras de flexión y la primera la haría algo más estrecha para que no flexe tan bruscamente.

Saucony Peregrine 5

Las alturas son intermedias, con unos 26 milímetros en el talón y 18 milímetros en puntera (hay que quitarle cuatro milímetros si no se quiere considerar la plantilla). Esto da un drop de cuatro milímetros que es bastante estable porque no cede apenas la mediasuela y, aunque pueda asustar a algunos, la verdad es que no es excesivamente exigente por la altura que tiene.

Suela Saucony Peregrine 5

La suela de las Peregrine 5 es tremenda y trabaja de manera impecable, amén de ser muy bonita e imponente.
Lo que se ve en negro es XT-900, muy durable, durete y resistente y lo que está en aranjado por el exterior es Sticky Rubber que, como su nombre indica, se pega a cualquier superficie.

El diseño del taqueado y los seis milímetros la hacen bastante agresiva, capaz de bregar en cualquier superficie, sea lisa o grasa. Va algo mejor en terrenos un poco sueltos o en tierra compacta porque si es muy duro (roca o incluso asfalto), aunque agarra muy bien, bailan un pelín los tacos (no baila más la zapatilla gracias a la firmeza de la mediasuela).

Saucony Peregrine 5

El agarre en seco es impresionante y se desgasta de una forma más o menos estándar (quizá sufren más las zonas de apoyo y tracción, pero es normal) y en mojado, han mejorado respecto a la versión anterior aunque sigue siendo su asignatura pendiente (una de las pocas que tienen las Peregrine 5).
El taqueado central es de mayor tamaño para garantizar un buen apoyo y todo el reborde, además de ser más blando, tiene forma de chevrón (punta de flecha) y está ligeramente inclinado para buscar la multidireccionalidad. Aun así, están claramente orientados según la marcha: hacia atrás en talón y hacia delante en antepié. En la parte trasera del talón hay una gran base de tacos para garantizar que en los espuelazos apoyamos bien.

Saucony Peregrine 5 suela

Los tacos del borde asoman por fuera de la mediasuela, incluso con ésta estando ya inclinada con lo que el apoyo lateral es buenísimo. Además, no son planos sino que están ligeramente curvados por lo que el apoyo progresivo es muy bueno (Amén de dar un pelín de efecto amortiguador).

Saucony Peregrine 5 suela

La protección, como he comentado en el apartado anterior es muy buena en toda la suela y se podría correr por encima de una plancha de pinchos si hiciera falta.

Upper Saucony Peregrine 5

Me ha gustado mucho el upper, tanto por diseño como por soluciones utilizadas y sólo le pondría pegas pensando en unas zapatillas con mayores protecciones, pero para eso ya están sus hermanas las Xodus 6.0.

La base es una malla bicapa de abertura media por fuera y muy tupida por dentro, sin costuras en ninguna de las dos partes, muy transpirable, nada impermeable y pero que seca muy rápido. Sobre ella hay unos refuerzos termopegados en antepié que en el mediopié se ven apoyados por una tira sintética. Este tipo de construcción Saucony lo denomina Flexfilm y lo vemos en muchos de sus modelos con muy buen resultado.

La puntera está muy reforzada con un protector plástico que la cubre por completo sin hacer el uñero pero tapando la zona del juanete. Es un plástico “pegajoso” con una especie de protuberancias que hacen las veces de paragolpes. No es una puntera híper protectora y no nos evita de dolor en caso de patadones, pero sí nos protege de los roces tanto a las zapatillas como a nuestros pies.

Saucony Peregrine 5

En el mediopié, no hay protecciones y, curiosamente, todas las tiras están inclinadas hacia delante lo que le da un gran dinamismo y un ajuste que, aunque firme, permite adaptarse muy bien al movimiento del pie.

Saucony Peregrine 5

La lengüeta es tipo botín hasta la mitad aproximadamente, con un acolchado medio y no tiene bolsillo guardacordones que no le habría venido mal (bolsillo o algo alternativo. Los cordones son planos, no elásticos y la longitud no da para utilizar el ojal adicional, aunque así también desaparece la necesidad de tener bolsillo guardacordones. Entre los dos primeros ojales hay una arandelilla que sirve para enganchar unas polainas.

Saucony Peregrine 5

La zona del talón es la más permisiva porque es algo bajita y no agobia al talón. Ahora, no llega a ser la libertad que me habían adelantado algunos, que se lo criticaban por dejar demasiado suelto al tobillo. Desde mi punto de vista, sin ser un tobillo restrictivo, sujeta perfectamente bien aunque si es cierto que permite esa soltura que se espera de unas zapatillas pensadas para que los corredores de pisada eficiente las aprovechen al máximo.

El acolchado del collar es medianillo y, aunque el contrafuerte es muy contundente, queda espacio de sobra en la parte superior para que no presione en exceso al aquiles.

Saucony Peregrine 5

Amén del tema del diseño, que es bastante agresivo y cañero (a mí me ha encantado), se han lucido con los reflectantes porque son muy grandes y se ven a kilómetros de distancia.

Saucony Peregrine 5

Horma Saucony Peregrine 5

No sabía qué horma esperarme porque tenía referencias contradictorias y al final ha resultado que es una horma relativamente estándar.
El largo es normal y, con mi talla habitual he podido hacer salidas largas sin tener molestias en la puntera.
La amplitud del antepié es mayor de lo que anticipa el acabado relativamente afilado de la puntera auque es más bien por el upper, que cede bastante bien.
En el mediopié, no hay sensación de agobio pero la sujeción es muy buena, para cualquier tipo de pie.

En cuanto al talón, como he dicho antes, algo bajitas de talón para lo que le gusta a algunos, pero también permite adaptarlo bien a tobillos gruesos o finos.
En cuanto a las plantillas, si no nos echan demasiado fuera la zona trasera, pueden ser muy buena opción porque el chasis es muy robusto y vamos a sentir el pie muy bien sujeto, amén de que van a apoyar muy bien en la base.

Peregrinando con las Peregrine 5

Las Peregrine 5 pueden ser unas zapatillas para todo, desde ritmos tranquilos a ritmos cañeros, para ir por terrenos facilones o para meterse en berenjenales de aúpa, para terrenos lisos o grasos, … Ahora, quien más las puede disfrutar es quien tenga una técnica decentilla, sobre todo, si corre de mediopié o antepié. Si encima gusta de drops bajitos, pueden ser “la zapatilla” porque son de las que más protección y velocidad ofrecen dentro de las de drop bajito.
Para el chasis y protección que tienen son muy ligeras, quedándose en un poco menos de 270 gramos para un 8.5 USA (en catálogo le declaran 269 gramos pero creo que le faltan unos cuantos, que se irá más bien a los 280 o algo así).

La firmeza que se nota al calzarlas puede asustar un poco pero si vas con una zancada alegre, como quedan muy bien ajustadas, se sienten ligeras y ves que pises lo que pises, tus pies no se quejan, le vas pisando el acelerador y vas atreviéndote a salirte cada vez más del camino establecido.
Es una delicia hacer el cafre con ellas porque son incansables y no se amilanan mientras no aparezca el agua. Les da igual asfalto, aceras, tierra compacta, hierba, rocas, caminos de piedras, matorrales, ramas, … en todo momento se aferran a lo que haga falta, con una seguridad impresionante.

Saucony Peregrine 5

Ha sido una sorpresa porque al verlas tan poco flexibles, pensaba que no iban a desenvolverse bien en caminos irregulares, canteos y cosas así pero, aunque la zapatilla no flexe o torsione, el taqueado sí lo hace y gracias a su gran rendimiento, siempre va a darnos un buen apoyo y agarre.
Además, son muy estables porque el centro de gravedad queda muy cerca del suelo, son anchitas (la mediasuela se inclina), hay mucho contacto con el suelo, sujetan bien el pie, … así que ideales incluso para los que no tengan una pisada especialmente afortunada.

No son unas zapatillas voladoras así que no serían mi primera opción para pruebas cortas a ritmos endiablados pero en cuanto empecemos a hablar de ir a ritmos por encima de 4’/km y distancias de más de 20K, se pueden convertir en unas chicas para todo.

Donde mejor baza juegan es en las salidas o competiciones en las que nos toca lidiar con superficies y situaciones de todo tipo. P. ej. pueden ser ideales para carreras de 40K-60K en las que sabemos que vamos a tener asfalto, tierra y rocas, llano, subidas y bajadas, etc. y en las que vamos a movernos en ritmos muy variados, desde trotes cochineros hasta ponernos casi a volar bajo.

Saucony Peregrine 5

PROs & CONs

PROs

Agarre de la suela impresionante.
Muy ligeras.
Gran relación protección / peso y protección / ritmos.
Transpirabilidad del upper.
Protección de la puntera (no es a prueba de bombas, pero no hace nada rígida la puntera).

CONtras

Agarre en mojado mejorable.
Un poco bajas de tobillo.
Tacto de la amortiguación algo firme en terrenos duros.
Algo rígidas y flexión rara antes de los metatarsos.
No tiene mecanismo de sujeción del sobrante de los cordones.

Prestaciones Saucony Peregrine 5

  • Ligereza: 9
  • Amortiguación: 7
  • Flexibilidad: 7
  • Respuesta: 8
  • Estabilidad: 8
  • Agarre: 9

13 usuarios han consultado sobre esta zapatilla de running

¿Quieres ser el primer runner en opinar sobre esta zapatilla de running?

© RUNNEA Copyright 2021.